La Cámara Penal N° 1 de Villa Mercedes, integrada por Montoya de Zucco, Susana Bravo y Emiliano Agúndez, decidió hacer lugar a un “probation” para que Sebastián Pardo Oliviere pueda cambiar la pena impuesta, por trabajo comunitario en la escuela donde trabaja su madre. El joven conducía un vehículo a 100 km/h en la ciudad cuando atropelló y mató a Lucas Cuello. La mamá de la víctima se presentó ayer en la Justicia y sufrió una crisis de nervios al enterarse de la decisión de los camaristas.

Liliana Fernández concurrió en la mañana de este lunes al edificio judicial y allí se enteró que la Cámara había decidido autorizar la probation, presentada por el abogado de Pardo Oliviere. La mujer sufrió una crisis y una descompensación por lo que tuvo que se trasladada en ambulancia hasta su domicilio.
Los camaristas autorizaron la “conmutación” de la pena que pesa sobre el acusado, con trabajo comunitario. Así, Pardo Oliveira desempeñará tareas durante 3 años en un establecimiento educativo, donde justamente se desempeña su madre.
La “probation” fue duramente criticada por los familiares y amigos de Lucas Cuello y se ha transformado en una figura “controvertida” dentro del ámbito judicial de Villa Mercedes. “Son los mismos jueces que le dicen no a los juicio orales y públicos por siniestro viales, dejando a las familias destrozadas por el dolor de la pérdida y la falta de Justicia”, advirtió Graciela Cabral, de la asociación Sí a la Vida.
El choque ocurrió el 14 de julio de 2010, cuando Lucas Cuello intentó cruzar la avenida 25 de Mayo y fue atropellado por el vehículo que conducía Pardo Olivieri. “Mi hijo estuvo un mes en agonía hasta que falleció. Jamás alguien vino a preguntar cómo esta, ni mucho menos a pedir disculpas. La actitud que tuvo Pardo Olivieri fue de desprecio, desde un primer momento cuando mi hijo había quedado tirado y muy malherido, le reprochó porque había provocado daños en su auto”, contó Liliana Fernández.
Desde entonces, lo que busca la mujer y los familiares de Lucas es que se haga justicia. A fines del año pasado cuando se había fijado la fecha para el juicio oral, la defensa del acusado pidió a la Cámara que haga lugar a la “probation”.
“Una vida no puede ser canjeada con lo que quiera el homicida. Este es un caso donde quedó bien claro que Pardo iba a una velocidad no permitida y lo mínimo que esperábamos es que de una vez por todas la Justicia se haga cargo de condenar a los irresponsables, porque cualquiera es conciente de que conducir a semejante velocidad puede provocar daños graves a él mismo y a los demás”, advirtió.

Fuente: sanluisnoticia.com.ar

Deja un comentario