La embajadora argentina en el Reino Unido, Alicia Castro, se refirió al referendo que se llevará a cabo en las islas la semana próxima y señaló que su “resultado predecible no pone fin a la disputa” de soberanía.

La diplomática resaltó que la consulta sobre el estatus político que se realizará el 10 y 11 de marzo próximos “no tiene validez legal” y recordó que “no fue convocado por las Naciones Unidas (ONU), ni cuenta con su aprobación o supervisión”.

“El Reino Unido ni siquiera buscó que la ONU lo organice porque sabe que nunca lo podrá conseguir”, agregó la embajadora, en una conferencia de prensa de la que participaron más de diez medios británicos, internacionales y argentinos.

Castro comentó que “el gobierno colonial está llamando a un referendo” como “una táctica para evadir el diálogo e incumplir el derecho internacional que exige una resolución pacífica a la disputa”.

“El Reino Unido ni siquiera buscó que la ONU lo organice porque sabe que nunca lo podrá conseguir”
Alicia Castro “Solamente van a votar ciudadanos británicos, no cambia la esencia de la cuestión Malvinas y su resultado predecible no pone un fin a la disputa”, añadió.

La representante argentina en Londres recordó que hay 40 resoluciones de la ONU que no reconocen a los isleños como una tercera parte en la negociación y destacó que Malvinas “es una causa internacional”, al enumerar el apoyo al diálogo de bloques como la Organización de Estados Americanos (OEA), la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y el Grupo de los 77 más China.

De la conferencia, realizada en la residencia oficial de la embajada en el centro de Londres, también participó el profesor en derecho internacional en Ginebra, Marcelo Kohen, quien sostuvo que “hay un desvío de la aplicabilidad del derecho de autodeterminación para perpetuar una situación colonial”.

En ese sentido, el académico subrayó que Argentina reconoció ese principio antes que el Reino Unido, que lo hizo recién “cuando la mayoría de sus colonias alcanzaron la independencia, o sea, cuando fue favorable para sus políticas en los últimos resabios de sus imperio como son Malvinas o Gibraltar”.

“No todas las comunidades humanas tienen el derecho de autodeterminación”, comentó y expresó que solamente los “pueblos pueden decidir el estatus legal de su territorio”.

En ese sentido, recordó que en 1985 el Reino Unido propuso la inclusión del derecho de autoderminación en la Cuestión Malvinas, pero la Asamblea General de la ONU lo rechazó.

Entre los presentes estuvo el escritor británico Richard Gott, ex corresponsal de prensa del diario The Guardian y presidente de los 18 Grupos Europeos Pro Diálogo por Malvinas que se reunieron el mes pasado en la capital inglesa, quien derribó el mito que el resultado del conflicto bélico de 1982 le otorga derechos al Reino Unido.

Por su parte, una periodista de la agencia EFE preguntó sobre si es posible una solución en la Corte Internacional de Justicia de La Haya, organismo judicial de la ONU, pero Kohen dijo que el Reino Unido firmó su ingreso con una cláusula para evitar disputas anteriores a 1976, excepto que otorgue su expresa aprobación para discutirlos.

Otro periodista consultó sobre la explotación petrolera en el Atlántico Sur, a lo que la embajadora respondió que no es posible desarrollarla “sin vínculos con el continente”.

“Es una de las razones de por qué es, en el mejor de los intereses para los isleños, que el Reino Unido tenga una negociación con Argentina”, concluyó.

Deja un comentario