El estado general de salud del presidente de Venezuela “continúa siendo muy delicado”, informó el gobierno a través de un comunicado leído anoche por cadena nacional.

El comunicado fue leído por el ministro del Poder Popular para la Comunicación y la Información, Ernesto Villegas.

“Existe un empeoramiento de la función respiratoria”, expresa el texto, que detalla que el jefe de Estado recibe “quimioterapia de fuerte impacto, entre otros tratamientos complementarios”.

El comunicado del gobierno, leído desde el Hospital Militar y reproducido por la estatal agencia AVN, Ansa y DPA, reseña que al cumplirse dos semanas de su vuelta a Caracas, tras su internación en La Habana, “existe un empeoramiento de la función respiratoria” en Chávez, “relacionado con el estado de inmunodepresión propio de su situación clínica”.

Sobre el tratamiento, indica: “Al presidente se le ha venido aplicando quimioterapia de fuerte impacto, entre otros tratamientos complementarios con los ajustes derivados de la evolución de su cuadro clínico. El estado general continúa siendo muy delicado”.

El texto destaca que el mandatario “se mantiene aferrado a Cristo y a la vida, consciente de las dificultades que está afrontando y cumpliendo estrictamente con el programa diseñado por el equipo médico de trabajo”.

“El gobierno bolivariano continúa acompañando a los hijos y demás familiares del comandante en esta batalla plena de amor y espiritualidad y llama a todo nuestro pueblo a mantenerse en pie de lucha, incólume ante la guerra psicológica desplegada por laboratorios extranjeros con altavoces en la derecha corrupta venezolana, que busca generar escenarios de violencia como pretexto para una intervención extranjera”, afirma el comunicado.

En esa línea, el Ejecutivo repudió “la actitud farisea de aquellos enemigos históricos de Hugo Chávez, que siempre le han prodigado odio, insultos y desprecios, y ahora tratan de utilizar su situación de salud como excusa para desestabilizar”.

Chávez regresó a Venezuela el 18 de febrero luego de haber sido operado en diciembre, por cuarta vez, en Cuba, y desde entonces permanece internado en el Hospital Militar.

Por su estado de salud, no juró aún el cargo que ganó en las elecciones de octubre con más de 8 millones de votos.

En lo que parece un mensaje a tono con el estado “delicado” del que habló el gobierno, María Gabriela Chávez, una de las hijas del presidente, escribió en su cuenta de la red social Twitter: “Seguimos en las manos de Dios”.

María Gabriela apareció junto a su hermana Rosa Virginia en la única fotografía que se conoció de Chávez desde su operación.

“Todo mi Amor para ustedes. Seguimos aferrados a Dios, Gracias por los mensajes de solidaridad”, expresó la joven, y añadió: “Momento de oración. Venceremos; Con Dios siempre”.

Deja un comentario