Hoy mi Comandante Hugo Chávez, pasa a la inmortalidad, hoy vive en los corazones de todos los que luchan.

Tu victoria también es la nuestra” sintetizó la presidente Cristina Fernández el pasado 7 de octubre en su cuenta de Twitter para celebrar el triunfo de Hugo Chávez en las elecciones presidenciales. Apenas unas pocas palabras que alcanzaron para dar cuenta de la relación estratégica que une a la Argentina y Venezuela desde 2003.

Históricamente Venezuela y Argentina mantuvieron una relación distante, sin embargo, la llegada de Chávez al Palacio de Miraflores con su retórica autonomista, progresista y latinoamericanista, el derrumbe del modelo neoliberal en la Argentina a fines de 2011 tras la profunda crisis económica, social y política en que se hundió el país, y la llega de Néstor Kirchner a la Casa Rosada, abrieron una etapa histórica sin precedentes en la relación bilateral.

Muestra de ello es que en sólo los primeros 4 años de este reverdecer del vínculo entre ambos países, entre 2003 y 2007, Argentina y Venezuela suscribieron alrededor del 60% del total de los acuerdos bilaterales que habían rubricado desde 1911. Así Venezuela se convirtió en el país con el que la Argentina cerró la mayor cantidad de convenios internacionales a nivel mundial.

El cambio de dirección fue temprano. Apenas unas pocas horas después de la ceremonia de asunción de Kirchner, el argentino y el venezolano coincidieron en destacar la necesidad de profundizar la integración latinoamericana para hacer frente a la pesada herencia de la larga década neoliberal.

La exportación de alimentos hacia Venezuela se multiplicó y en octubre de 2004 Petróleos de Venezuela (PDVSA) instaló sus primeras oficinas comerciales en Buenos Aires. Asimismo en diciembre de 2005, los presidentes de Argentina, Venezuela y Brasil suscribieron un acuerdo para la construcción de un gasoducto de 15 mil kilómetros para conectar a los tres países. Se conformó con Venezuela un eje energético clave para garantizar el abastecimiento ante el crecimiento del consumo en la Argentina que vino de la mano de la reindustrialización de la economía nacional. La complementación económica se profundizó mientras que se consolidó la sintonía política entre ambos gobiernos.

Kirchner y Chávez fueron dos de los mandatarios que impulsaron con mayor fuerza la creación de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) para potenciar la integración política en una región que ya contaba con bloques de interacción económica como el Mercosury la Comunidad Andina de Naciones (CAN).

Uno de los hitos que marcó también el cambio de época que se vivía a nivel político en la región, fue la Cumbre de las Américas celebrada en la ciudad de Mar del Plata en 2005. Allí, y frente al entonces presidente estadounidense Geogre Bush, los mandatarios latinoamericanos firmaron, con Kirchner a la cabeza, el certificado de defunción del ALCA impulsado desde Washington.

Poco tiempo después y también por iniciativa de Argentina y Venezuela se decidió avanzar en la creación del Banco del Sur. El gobierno argentino apoyó decididamente a Chávez en el referéndum revocatorio que enfrentó en 2004 así como también en su campaña presidencial en 2006. Chávez hizo lo propio en 2007 y 2011 durante las dos elecciones presidenciales que ganó Cristina Fernández.

El ex presidente Kirchner fue además uno de los principales promotores del ingreso de Venezuela al Mercosur que se concretó finalmente en 2012 durante el gobierno de Cristina Fernández. En junio de 2003, a poco de asumir la presidencia, Kirchner aseguró durante la cumbre del Mercosur celebrada en Asunción que veía “con muy buenos ojos la incorporación de otros países (…) Queremos un Mercosur con vocación de crecer en su membresía (…) por ello saludamos la presencia de la hermana república de Venezuela, representada por el presidente Hugo Chávez “.

En julio de 2006 Chávez y Kirchner suscribieron el Acuerdo para el Establecimiento de la Alianza Estratégica Argentina-Venezuela, dándole así un marco formal al fortalecimiento del vínculo bilateral.

En octubre de 2004 ambos países firmaron el Acuerdo de Complementación Económica que liberalizó el comercio bilateral. Hasta 2008, de acuerdo con datos de la Asociación Latinoamericana de Integración, la Argentina multiplicó por 10 el volumen de exportaciones a Venezuela, pasando de 148 millones de dólares en 2002 a 1.397 millones en 2008.

De esta manera Venezuela pasó de ocupar el puesto n°20 entre los principales países de destino de las exportaciones argentinas a posicionarse entre los 10 primeros a fines de 2007. Se convirtió además en el 4° mercado más importante para los productos argentinos en América latina, sólo por detrás de Brasil, Chile y Uruguay.

Asimismo Venezuela jugó un papel fundamental en la apertura de un canal alternativo de financiación al comprar miles de millones de dólares en bonos de deuda argentina.

Esta relación se potenció durante el gobierno de Cristina Fernández en un contexto latinoamericano además favorable con las asunciones de los presidentes Evo Morales(Bolivia), Rafael Correa (Ecuador), José “Pepe” Mujica (Uruguay) y Fernando Lugo(Paraguay).

El camino de acercamiento no se detuvo. En diciembre de 2011 la presidente viajó a Caracas para sellar nuevos acuerdos bilaterales que reportarían en 2012 ingresos por exportaciones por un total de 1.600 millones de dólares. Para ese entonces, y desde la llegada de Kirchner a la Rosada ya se habían firmado más de 230 acuerdos.

Deja un comentario