El Xeneize, que en caso de ganar será líder del Grupo 1, medirá fuerzas, desde las 21.30, frente a Nacional de Uruguay en la tercera presentación en sociedad en el certamen Continental.

Viene de capa caída, pero la historia, casi por respeto y memoria, le entregó la chance de ser el líder de su zona. Boca, quien asoma con una ardua crisis de juego y resultados, algo que no disimuló ni con el regreso de Juan Román Riquelme, recibirá hoy a Nacional de Montevideo en un cruce clave para sus aspiraciones de ser uno de los clasificados para los octavos de final de la Copa Libertadores de América. El encuentro, válido por la tercera fecha del Grupo 1, se jugará a partir de las 21.30 en La Bombonera, será arbitrado por el paraguayo Carlos Amarilla y lo televisará la señal de cable Fox Sports.

Boca inició su campaña en el nuevo ciclo de Carlos Bianchi con una inesperada derrota como local ante Toluca de México (2-1) y luego consiguió un buen triunfo como visitante frente a Barcelona de Ecuador (2-1), los otros dos integrantes del Grupo, que igualaron 1 a 1 anoche en el Distrito Federal, dándole al Xeneize la chance de trepar a lo más alto de la tanda.
Por su parte, el Bolso igualó como local ante los ecuatorianos (2-2) y superó de visitante al cuadro mexicano (3-2). Es decir que si Boca supera a los uruguayos, será líder de su zona, algo importante para encaminar la clasificación.
Sin dudas, la derrota del domingo como local ante Unión de Santa Fe (3-1) fue el punto más bajo del nuevo ciclo del Virrey, ya que su rival de turno traía un pesado pergamino de 26 juegos sin degustar un triunfo. Por eso el entrenador hará cinco cambios en la formación titular que mostró poco y nada ante los santafecinos, en La Boca.
Bianchi confirmó que Franco Sosa, Claudio Pérez, Ribair Rodríguez, Juan Manuel Martínez y Lucas Viatri reemplazarán a Emiliano Albín, Matías Caruzzo, Pablo Ledesma, Sebastián Palacios y Santiago Silva, respectivamente.
Los cambios más significativos en cuanto a rendimiento serán los del tucumano Sosa y Chiqui Pérez por Albín y Caruzzo, dos de los jugadores de más bajo nivel que mostró el equipo junto a Cristian Cellay, Leandro Somoza y el cordobés Ledesma, que también perdió el puesto tras la opaca versión que mostró ante el Tatengue.
En tanto, en la delantera ingresará el Burrito Martínez, la gran apuesta del club y sin dudas un jugador distinto que puede potenciarse con Riquelme como estratega, y Viatri, quien jugará unos metros más adelantado, cerca del área rival, ahora que tiene un conductor para asistirlo adentro de la cancha.
El Xeneize intentará primero corregir los desacoples defensivos, su punto más débil, ya que el armado de juego y la generación ofensiva mejoró con el regreso del gran conductor, y además estará Martínez, un delantero del que se espera mucho.
Por su parte, Nacional se quedó sin entrenador el fin de semana, ya que fue despedido Gustavo Díaz luego del empate ante Cerro Largo (1-1) por el torneo uruguayo, y en La Boca estará en forma interina Juan Carlos Blanco, quien tomó algunas decisiones y adelantó detalles tácticos del equipo.
El entrenador dejará entre los suplentes a un histórico como Álvaro Recoba e incluirá a Santiago Romero, y en ofensiva entrará Iván Alonso por Renato César, mientras que mantendrá en el banco de relevos a Sebastián Abreu, de mucha experiencia y conocimiento del fútbol argentino, dado que vistió las camisetas de San Lorenzo y River.
Según adelantó el DT uruguayo en declaraciones a medios de su país, la premisa del Tricolor será “defender con mucha gente e impedir los pases filtrados de Riquelme, y además sacar rápido el contragolpe”.
Seguramente, el DT habrá visto el partido de Boca ante Unión y por eso se entienden sus dichos, aunque Bianchi también tomó nota de los errores y realizó cambios necesarios para recuperar la mística ganadora que signó sus dos pasos anteriores por el club, entre 1998 y 2001, y entre 2003 y 2004.

Fuente: El Gráfico

Deja un comentario