La ministra de Industria sostuvo, además, que el sector industrial de Argentina es el único país de América Latina que se mantiene un 16 por ciento arriba de su nivel de producción pre crisis.

“La reindustrialización fue un eje fundamental para consolidar esta década ganada. Pertenece al ADN de nuestro proyecto, porque la industria es agregación de valor al recurso natural o humano que se traduce en mejores salarios, mejor calidad de empleo, especialización en saberes que en el mundo son demandados”, dijo Débora Giorgi en declaraciones a Télam.

A pesar de la caída del 1,2 por ciento de la actividad durante 2012, la funcionaria planteó que “Argentina es el único país en América Latina que está 16 por ciento arriba en su nivel industrial respecto de 2008 cuando empieza la crisis”, mientras que Brasil está 1 por ciento arriba, Estados Unidos se mantiene en el mismo nivel, Alemania cae 20 por ciento, y Francia otro 10 por ciento.

También respecto a esa caída del 1,2 por ciento explicó que al comparar el uso de capacidad instalada de 2011 que fue de un 78,8 por ciento, y la de 2012 que fue de 74,5 por ciento, refleja que “a pesar de la caída se siguió invirtiendo y de una forma fuerte”.

“La real competitividad de una industria es si vende al mundo, y la industria argentina marcó en 2012 el segundo año de récord histórico de exportaciones, por más de 27.000 mil millones de dólares, y siguió teniendo una participación del 34 por ciento. Es decir que es la única economía que no se primarizó en América Latina en la última década”, enfatizó.

En ese contexto, la industria logró la sustitución de importaciones por 15.000 millones de dólares desde 2008 a la fecha, lo que refleja la apuesta de este Gobierno a un tejido industrial más denso, con diversidad de actores y cada vez mas orientados a la incorporación de tecnología, innovación, diseño, que le permita preservarse de las crisis internacionales”.

“Una industria consolidada, sustentable, competitiva y exportadora es el mejor antídoto ante la crisis, en un momento en que los servicios sufren más los vaivenes de las demandas internacionales”, dijo en referencia a la crisis global que afecta principalmente al entramado económico de los países desarrollados.

Al referirse a lo que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner menciona como la “década ganada” al período 2003-2012, Giorgi destacó que “el crecimiento del período del sector industrial fue del 105 por ciento, lo que significa que la Argentina tiene hoy el doble de industria que cuando Néstor Kirchner llegó al Gobierno”, el 25 de mayo de 2003.

Ese crecimiento industrial tuvo para la ministra dos características sobresalientes: que no tuvo sectores inviables y fue fuertemente federal.

“El crecimiento fue exponencial, sin sectores inviables y muy federal. Si uno mira la década y ve el promedio de crecimiento industrial, las zonas más postergadas por las políticas neoliberales de los 90, como el NOA y el NEA, son las que claramente crecen 2 y 3 puntos por encima del promedio del país”, planteó la funcionaria.

En la última década, la industria “generó más de un millón de puestos de trabajo, y un fuerte aumento de la productividad laboral, lo que significa que cada uno de los trabajadores industriales generó más valor agregado, más riqueza, y a contramano de los 90 esto ocurrió tomando gente” hasta alcanzar “un crecimiento histórico del 5 por ciento de la productividad laboral” registrado en el período 2003-2012.

Entre otras cifras que destacó la ministra, mencionó al creación en la última década de 200 mil empresas con más del 50 por ciento iniciadas por emprendedores menores de 35 años, y el nivel de inversión que en 2011 fue de 12 puntos del producto bruto interno y en 2012 de 11 puntos, en equipamiento de bienes de capital para la industria.

También mencionó el financiamiento a la producción por un monto de 32.000 millones de pesos que benefició a medio millón de trabajadores que trabajan en esas empresas que pudieron generar un nivel de competitividad muy superior al que teníamos en 2003.

Deja un comentario