La Cancillería denunció que el Reino Unido “ha convocado a los pobladores que ese país implantó en las Islas Malvinas para preguntarles” su postura sobre la disputa de soberanía con Argentina.

“El Reino Unido carece de derecho alguno a pretender alterar el estatuto jurídico de esos territorios, aún con el disfraz de un hipotético ‘referéndum´”, afirmó la cartera que encabeza Héctor Timerman e un comunicado alusivo al irregular referendo del domingo y lunes próximos.

“La República Argentina lamenta estas iniciativas irresponsables y de mala fe del Reino Unido e insta a ese país a reconsiderar seriamente su política orientada a desinformar sobre la realidad jurídica y política del territorio disputado que habita”, señaló el texto.

En la misma línea, desde la cartera diplomática se aseguró que Gran Bretaña “pretende tergiversar la verdadera condición jurídica en que se encuentran esas islas”, y se recordó que “Malvinas, Georgias del Sur y Sándwich del Sur y los espacios marítimos circundantes son objeto de una disputa de soberanía entre la Argentina y el Reino Unido que ha sido reconocida por esos dos países y por la comunidad internacional en su conjunto”.

En el comunicado se resalta además que “en lugar de cumplir con sus obligaciones internacionales reanudando negociaciones con la Argentina para resolver esa controversia, la parte británica procura introducir elementos orientados a distorsionar, cambiando la definición que el derecho internacional hace de esa controversia, que se refleja en reiterados pronunciamientos de la comunidad internacional”.

Esa actitud por parte del Gran Bretaña fue calificada por la Cancillería como “una actitud claramente demostrativa de la falta de fundamentos para sus pretensiones y sobre todo carente de buena fe”.

Por otra parte, en el texto se concluye que el intento británico por “tergiversar” la controversia es producto de que Gran Bretaña es “consciente de su aislamiento internacional en relación con la Cuestión Malvinas”.

En la misma dirección se señala que “el Reino Unido no puede modificar la controversia a su antojo”.

“Tampoco recabó el Gobierno británico la opinión de los habitantes de Hong Kong cuando restituyó dicho territorio a su legítimo titular, la República Popular China” Además se agrega que “esta votación, así como las mil consultas o votaciones más que el Reino Unido pudiera inventar en los territorios disputados comprendidos en la Cuestión Malvinas, no pueden tener ese resultado ni relevan a ese país de cumplir con la obligación que el derecho internacional le impone de resolver pacíficamente la disputa de soberanía que mantiene con la Argentina mediante la reanudación de negociaciones”.

El texto también enumera a todas las organizaciones internacionales que exhortaron al Reino Unido y a la Argentina a reanudar las negociaciones para resolver precisamente esa controversia entre las que sobresale la Organización de la Naciones Unidas (ONU).

Deja un comentario