El presidente de Ecuador, Rafael Correa, propuso que la sede de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos salga de Washington y se traslade a Buenos Aires, como una de las reformas al sistema interamericano.

Además, pidió que los miembros de este organismo sean únicamente nacionales de los países suscriptores del Pacto de San José de Costa Rica.

“La sede que proponemos para la Comisión Interamericana es Argentina, país que ha firmado el pacto y que sufrió épocas terribles de ataques a los Derechos Humanos y civiles”, dijo Correa al inaugurar el encuentro en la ciudad de Guayaquil.

El mandatario explicó que “no es posible tolerar que la sede actual de la Comisión sea el país del embargo criminal a Cuba, un país no que no está sujeto a la Corte ni a la Comisión de Derechos Humanos”.

“No se trata de una simple coincidencia, o de una ingenuidad, esto responde a una visión política de doble moral, que se aplicó por décadas en América Latina cuando se creía que éramos patio trasero. Ecuador no tolerará más este neocolonialismo”, agregó según consignó la agencia ANSA.

Correa dijo que los países “que más hablan sobre derechos humanos son los que menos se han comprometido a suscribir los instrumentos internacionales en esa materia”.

En cuanto a Ecuador, explicó que en ese país “no se permite la tortura, no hay pena de muerte, no se ha invadido a nadie, no hay aviones no tripulados matando a terroristas, junto con los daños colaterales, esto es lo que molesta a los poderes fácticos de siempre”, en referencia a las críticas que recibió por parte de medios de prensa ecuatorianos privados y organismos no gubernamentales que los secundan.

En referencia a las ocho relatorías que maneja la CIDH, Correa propuso que unifiquen su informe y que la relatoría sobre libertad de expresión no acepte contribuciones económicas de quienes no son miembros como EEUU y la Unión Europea que participan económicamente. “Pagan para controlar a los demás en nombre de los derechos humanos”, sentenció.

El jefe de Estado ecuatoriano confió en que la cita en el puerto de Guayaquil, sea un espacio franco y directo de discusión “entre los estados dueños del Sistema”.

La reunión, a la que asisten los 23 estados que forman parte de la Convención Americana de Derechos Humanos o Pacto de San José de Costa Rica, tiene como finalidad abrir un “espacio franco y directo entre los estados representantes de los pueblos dueños del sistema, con el objetivo de buscar acuerdos sobre mecanismos suficientes y efectivos para sus fortalecimiento, universalidad y transparencia”, según lo publicó la agencia ANDES.

Las reformas propuestas incluyen enmiendas a su normativa y establecimiento de reglas claras para que la gestión del Sistema pueda ser ejercida con ética, equidad y transparencia, sin rebasar los límites impuestos por los propios tratados e documentos.

La sede de la CIDH es uno de los temas más importantes pero también se analizará la nacionalidad de sus miembros y el financiamiento exclusivo de los estados parte del Sistema Interamericano de Derechos Humanos.

También, procedimientos claros, objetivos y contemplados en la normativa para la promoción y defensa de los derechos humanos; universalidad de derechos, informe anual único de la CIDH, y adopción de un código de conducta para la CIDH y sus relatorías.

En ese sentido, el canciller ecuatoriano Ricardo Patiño dijo que este cónclave evidencia la importancia que le da ese país a los derechos humanos y espera delinear con un diálogo franco los cambios propuestos.

“Es importante revisar y debatir algunos aspectos regulares de su funcionamiento, así como examinar omisiones de procedimientos y los excesos que afectan a los estados miembros”, indicó.

En el encuentro participan cancilleres y representantes de Argentina, Bolivia, Brasil, Perú, Honduras, República Dominicana, Guatemala, Chile, Colombia, Costa Rica, El Salvador, Haití, México, Nicaragua, Uruguay, Venezuela y Paraguay.

Para esta tarde se aguarda que se difunda una declaración conjunta donde estarán plasmadas las propuestas de los participantes.

Deja un comentario