La tarjeta será emitida en forma directa por los supermercados, con pocos requisitos. Impulsada por Comercio Interior, la propuesta permitiría extender acuerdos de precios por al menos 60 días.

Ernesto Hadidapor diariobae

La nueva tarjeta SuperCard comenzaría su vida útil con un crédito de 500 pesos a favor de los clientes para que hagan sus compras domésticas en todos los supermercados más grandes del país, confirmaron a Bae Negocios fuentes empresariales y del Gobierno. Los supermercadistas buscan con la emisión de este nuevo plástico bajar del 3% al 1% la comisión que deben pagar a las entidades financieras y que se reparten entre las tarjetas y los bancos emisores. Desde el sector afirman que la SuperCard les permitiría extender los acuerdos de precios por al menos 60 días más a lo ya pactado con la Secretaria de Comercio Interior.
Para afinar la propuesta, los supermercados más grandes del país se reunirán a mediados de la semana próxima para definir detalles de la propuesta hecha por los empresarios este viernes al secretario de Comercio, Guillermo Moreno. En esa reunión, se definirán, entre otros temas, el armado de un fideicomiso por 500 millones de pesos, hecho con el aporte de los súper e hipermercados más grandes y bajo el “inciso k”, normativa que rige desde octubre del año pasado y por el cual las compañías de seguros destinan una parte de su cartera actual de inversiones al sector productivo, permitiendo así la emisión de certificados de participación en fideicomisos.
El acuerdo general entre supermercadistas y Comercio Interior es que la SuperCard será exclusiva y excluyente. Así, los súper dejarán de tomar las tarjetas tradicionales, que les cobran el 3%, y podrán brindar las suyas propias, con cuotas y promociones diseñadas por cada compañía y pagando un 1 por ciento. En tanto, los requisitos para obtener el plástico serán los mínimos: con el DNI y un servicio a nombre del cliente, los súper y los híper podrán emitir la tarjeta.
Lo cierto es que las tasas que cobraban los bancos y tarjetas a los súper e híper era un reclamo constante hecho a todas las cadenas, las cuales operan por separado en la actualidad. Así, mientras Jumbo, Easy, Disco, Blaisten y Súper Vea usan la Cencosud , Carrefour la Clásica y Gold, Coto ofrece la TCI; queda para definir en el encuentro con Moreno si las cadenas mantendrían sus actuales tarjetas con las promociones diferenciales de cada súper, y si unificarán todo en la SuperCard.
Por el momento, también está descartado que se sume las cadenas de electrodomésticos, como Frávega, Garbarino, Red Megatone, Ribeiro o que la SuperCard sea una extensión de la tarjeta “Argenta”, gestionada por la Anses, y ofrecida a los jubilados, que inyectó cerca de 1.200 millones de pesos a la demanda agregada de la economía y por el cual los supermercados y cadenas de electrodomésticos vendieron casi unos 800 millones de pesos más en ocho meses.
Comisiones
Lo cierto es que la unica manera en que la SuperCard no viera la luz es que los bancos y tarjetas bajaron sus comisiones al 1 por ciento.
En el sector, en tanto, reconocen que la idea de la tarjeta viene de hace ya bastante tiempo, “debido a las elevadas comisiones que cobran los bancos”, confirmó el sábado a Télam una alta fuente del grupo Cencosud (que agrupa a los supermercados Jumbo, Disco y Vea). En rigor, muchos empresarios del sector Pymes, que no quisieron ser mencionados, afirmaron a BAE Negocios que “las tasas que cobran algunas tarjetas y bancos son usurarias. En algunos casos superan el 40% anual. Así no se puede trabajar”, reclaman.
Informal
Otro de los reclamos de muchos supermercadistas sobre las “excesivas comisiones bancarias” es que impacta más a quiénes están dentro de la ley, ya que que terminan afectando la competitividad de los que trabajan en blanco con respecto a los que no lo hacen.
Según la fuente consultada, esos valores influyen en el precio de los productos, por lo cual los bancos, que son los que hoy tienen el parque de tarjetas utilizadas por los consumidores, “tendrían que revisar su negocio”.
“Es importante, en este proceso que estamos viviendo, dónde se busca morigerar el alza de precios, que todos hagan su aporte y que el canal financiero no tenga tanta participación en las ventas de los supermercados”, señalan desde Cencosud.
Otro impacto financiero soportado por las cadenas minoristas se vincula con las altas tasas que hoy cobran las tarjetas de crédito en las ventas de electrodomésticos a plazos de 12 o 24 meses.
“Los intereses que cobran los bancos son mucho más altos que los que deben pagar sus clientes directos por los préstamos recibidos”, cuestionó el empresario consultado.

En el sector prevén una prórroga para el congelamiento
El vocero de la Cámara de la Federación Argentina de Supermercados, Fernando Aguirre,respaldó el sábado el proyecto oficial de establecer una tarjeta única para las compras en el supermercado, al asegurar que el sector “no ve mal” esa iniciativa y consideró “posible” que el Gobierno prorrogue el congelamiento de precios. Aguirre expuso la preocupación de los supermercadistas por el “margen que tiene que pagar los comercios” para trabajar con tarjetas de crédito.
“El margen que cobran las tarjetas en la Argentina es el más alto de la región, es decir, el margen que tienen que pagar los comercios en Argentina por trabajar con tarjetas es el más alto. Y eso afecta al comercio, especialmente al mediano y al pequeño”, alertó el portavoz. “La iniciativa no la vemos mal, todo lo contrario”, subrayó y señaló que si bien hay que ver “cómo se implementa, la idea la vemos bien”. “Nuestros socios trabajan mucho con la tarjeta de Banco Nación, porque trabajamos mucho con la tarjeta Nativa. En principio la idea parece interesante”, reiteró
En cuanto al congelamiento de precios, Aguirre calificó de “muy positivo” el alcance de la medida y reiteró que los resultados son alentadores.

Deja un comentario