El esfuerzo y profesionalismo del personal de la Comisaría del Menor no alcanzan, a veces, a llenar los grandes vacíos que la institución sufre por falta de personal, de mínimos insumos y de infraestructura en general. El jefe de la dependencia, licenciado Gabriel Molina, pidió públicamente disculpas y explicó a los vecinos las razones de las falencias en el servicio. “Es algo que escapa a mis posibilidades”, dijo.

El diagnóstico de la Comisaría es desolador. Cuenta con solamente 12 efectivos para todos los servicios. No tiene vehículo oficial y el personal realiza los trámites, que implican recorrer grandes distancias, en autos particulares o bien con móviles que, a veces, les prestan otras comisarías. Tampoco tiene infraestructura edilicia en condiciones mínimas para actuar en la contención de menores que permanecen alojados. No posee insumos indispensables para la confección de expedientes y mantenimiento de equipos informáticos.
Molina asumió que las deficiencias en la prestación de los servicios, muchas veces cuestionado por los vecinos, se debe, justamente, a estas falencias, al tiempo que destacó el profesionalismo y voluntad de los efectivos y profesionales que se desempeñan en la institución “quienes a pesar de las desventajas en cuanto a herramientas y recursos, hace lo imposible atender con la mejor cara y los mejores modales”.
“Solo cuento con un total de 12 efectivos activos para todo servicio, divididos en tres guardias de tres efectivos cada una…desde hace siete meses a la fecha la Comisaría no cuenta con un vehículo oficial para realizar su tarea…Esta realidad la detallo no como justificativo sino a mero modo indicativo e informativo”, contó.
Entre las tareas que debe desempeñar el personal de la Comisaría del Menor mencionó los trabajos internos permanentes, tales como recepción de escritos de Solicitudes de Búsqueda de Paradero, (con sus trámites inmediatos de comunicación y pedido de ayuda); recepción de Exposiciones de Constancias; de Denuncias y trámites anexos (citación y recepción de Declaraciones o descargos); Comunicación con los Magistrados a fin de Informarlos sobre los trámites que se llevan a cabo y de menores que ingresan…
También el personal debe recepcionar, requisar, registrar en libros; confeccionar notas para el médico de menores que ingresan temporalmente y ubicación en celdas o habitaciones; cuidado de menores; recepción trámite similares con toda mujer mayor que ingresa por órdenes judiciales.

A toda esa tarea se agrega la limpieza de los espacios que se ocupan; atención al público que llega a la Dependencia y los llamados telefónicos de vecinos que solicitan asesoramiento o exigen presencia policial por inconvenientes que surgen de conflictos que viven al interior de sus hogares o comunidades.
En cuanto al trabajo externo permanente, el funcionario policial detalló: Acudir a lugares en los que se requiere presencia del personal de Comisaría del Menor conforme a la Ley IV-0089-2004 de Creación de los Juzgados de Familia y Menores, facultades del personal policial y Comisaría del Menor; realizar constataciones de hechos delictivos cometidos por menores; demorar y trasladar a Comisaría y posteriormente al Hospital a los menores; cumplir con recorridas.
Se suman además, las labores por recargo de personal de guardia para reforzar otros servicios ordenados por la superioridad tales como: Operativos, consignas, etc.; realizar notificaciones emanadas de órdenes judiciales mediante Oficios tales como: Exclusión de Hogar, Desalojos; prohibición de acercamiento, cese de todo tipo de violencia, restituciones de menores y víctimas de violencia a su hogar; investigación y búsqueda de paradero de menores; notificación de audiencia; citaciones tanto a audiencia judicial como a presentación en Comisaría por Sumarios o Expedientes de Exposición que se labran, etc.
“En cuanto al tiempo de demora en trámites internos a los motivos ya enumerados, se suma la fragilidad del sistema informático del que se depende para recepción e impresión de todo tipo de escrito, entre otros inconvenientes”, remarcó.
En ese contexto, el jefe de la Comisaría pidió a los vecinos comprensión y disculpas “por tomarse la molestia de interpelarme, ya que me permite hacerles saber al desnudo las razones, tal vez la situación reinante no cambiará en nada, pero le aseguro que lo más importante para nosotros es vuestra confianza y comprensión”.

Deja un comentario