El titular de la AFIP denunció una presunta asociación ilícita entre directivos del banco y empresarios, quienes habrían montado un mecanismo a través de la confección de facturas truchas. La evasión ronda los $224 millones, al cabo de seis meses.

Los importes se depositaban en cuits genéricos, omitidos al organismo recaudador, y rápidamente se extraían configurando así no sólo una millonaria evasión al fisco, que al cabo de seis meses ronda los 224 millones de pesos, sino también una maniobra de lavado de dinero.

“Les pido a las autoridades del HSBC que no insistan en intentar algún tipo de lobby con la AFIP y paguen lo que deben, para devolverle al Estado lo que corresponde, después irán a la Justicia y ese fuero deberá expedirse oportunamente, tras investigar todos los elementos que aportamos a la causa”, señaló Ricardo Echegaray, durante una conferencia de prensa en la sede del organismo.

En tal sentido, añadió que “primero tienen que pagar lo que deben y desarticular a esta banda de tramposos, que involucra tanto a privados como a públicos en la compra de facturas apócrifas”.

El funcionario denunció que las empresas involucradas son “Más Distribuidora S.A, Recaudaciones y Servicios del Sur S.R.L, y Red de Multiservicios S.A., que evadieron impuestos y blanquearon dinero a través de la compra de facturas apócrifas, que luego derivaban en la emisión de cheques cuyos importes se depositaban en un cuit genérico que jamás el HSBC informó a la AFIP”.

“El 4 de febrero denunciamos que el HSBC venía desplegando una plataforma defraudatoria que representaba una asociación ilícita, por la utilización de facturas apócrifas que permitían blanquear dinero a distintas empresas”, explicó.

A modo de ejemplo, detalló que “Red de Multiservicios pagó esas facturas con cheques a nombre de Fernández y Espinosa, dos personas físicas que los endosaban a nombre de Más Distribuidora y Recaudaciones y Servicios del Sur”.

“Detectamos -agregó- que en estas operaciones fantasma, en seis meses, se depositaron cheques por un total de 392 millones de pesos, lo que representa una evasión impositiva de 224 millones de pesos, por la falta de pago del Impuesto a las Ganancias, el Iva y el Impuesto al Cheque”, añadió.

El dinero depositado no quedaba “más de un día” en la cuenta corriente, por lo tanto “la inmediata extracción del mismo configura una maniobra de lavado de dinero”, según remarcó Echegaray.

El funcionario no pasó por alto recientes antecedentes del HSBC en eventuales maniobras de lavado de dinero, incluso admitidas en el pago de una multa de 1.900 millones de dólares en Londres.

En el entramado irregular del HSBC, según fuentes del fuero penal tributario, también se habría detectado la compra de facturas truchas por parte de la Municipalidad de San Isidro y la Agencia Córdoba Turismo.

“No hay una conducta plausible por parte de las entidades bancarias y también estamos investigando maniobras parecidas en algunas sociedades de bolsas, que utilizan compañías fantasmas para blanquear dinero”, aclaró.

Deja un comentario