La primera beatificación del Papa sería la del mártir de la dictadura militar. Este deseo fue expresado por Bergoglio antes de ser Francisco.

El diario italiano “La Stampa” publicó hoy (martes 19) que el papa Francisco quiere “canonizar” al sacerdote franciscano Carlos de Dios Murias, torturado y asesinado en La Rioja en 1976, durante la última dictadura cívico-militar.

La primera beatificación del papa Francisco sería entonces la de un mártir de la dictadura.

El diario italiano sostuvo que “la causa para la canonización, la comenzó Bergoglio en mayo de 2011, cuando firmó los papeles correspondientes. Y lo hizo con discreción para evitar ser bloqueado por otros obispos argentinos, que aún se oponen a iniciativas similares basadas en el compromiso social de los sacerdotes”.

La fuente citada por el diario es el padre Carlos Trovarelli, ministro Provincial de los Frailes Menores Conventuales en Argentina y Uruguay.

Murias nació en 1945 en Córdoba, hizo el liceo militar e ingresó al seminario. Posteriormente fue ordenado sacerdote por Enrique Angelelli, el obispo militante de La Rioja, también asesinado por la dictadura.

El 18 de julio de 1976, Murias y un sacerdote de origen francés fueron asesinados, luego de ser secuestrados por quienes se identificaron como miembros de la Policía Federal.

Fray Carlos de Dios Murias, trabajó por el Evangelio en la Parroquia De la Inmaculada Concepción, de José León Suárez, Buenos Aires, junto a los padres Franciscanos. Pero su afán de servir a Cristo lo llevó junto a los más necesitados.

Llegó a La Rioja, provincia del norte Argentino, específicamente a una zona llamada El Chamical, con la ilusión de unirse a Monseñor Angelelli y colaborar en su tarea de llevar la palabra de Dios.

En esos tiempos violentos, La Rioja era un incendio. Grandes terratenientes protegidos por el poder de turno abusaban del obraje, los sacerdotes los contenían.

Comenzaron las amenazas.

El clero riojano había escrito poco tiempo antes a monseñor Zaspe: “Nuestra situación se torna cada vez más asfixiante y difícil; nuestra actividad pastoral es tildada de marxista y subversiva… Presentan a La Rioja como aguantadero de la guerrilla y a Angelelli como cabecilla principal.”

El 18 de julio de 1976 fueron secuestrados dos sacerdotes del Chamical, el P. Gabriel Longueville y Fray Carlos de Dios Murias. El 20 a la tarde, una cuadrilla de obreros ferroviarios encontró los cadáveres de ambos sacerdotes, a unos 5 kms de Chamical hacia el sur, acribillados a balazos, maniatados y con evidentes signos de haber sido torturados. Acallaron sus voces, pero no lograron hacer desaparecer su ejemplo.

Fray Carlos nació el 10 de octubre de 1945 en Córdoba, que es la segunda ciudad en importancia de la República Argentina y fue asesinado el 18 de julio de 1976 en Chamical, prov. de La rioja.

Las acciones de los sacerdotes en bien de los más humildes y una frase del P. Carlos, desataron la furia de los militares: “Mas vale morir joven por el Evangelio, que llegar a viejo sin haber hecho nada”

Deja un comentario