“Vamos hacer las cosas de manera tal que podamos seguir creciendo.

Yo sé que son todos inteligentes y finalmente van a entender y si no lo entienden, vamos hacer todo lo posible para que entiendan”, así concluyó el discurso que brindó la presidente Cristina de Kirchner en el marco de un acto donde se anuncio una ampliación del Plan Procrear. Previamente hizo una encendida defensa del modelo al cual calificó de “maravilloso” ya que permitió que la Argentina creciera aún a pesar de tener que enfrentar crisis internacionales.

Por: Liliana Franco

“Muchos por ahí preguntan el día 61 (en referencia al acuerdo de precios) creo que pregunta que pasa. Y hasta el día 61 durante todos estos días y los tengamos que tomar vamos a sentarnos seriamente a dialogar empresarios”, anticipó. Luego puso como ejemplo, que dos empresas lácteas abastecen a 19 millones de personas, “el 80% del mercado está cubierto por estas dos firmas”, dijo Cristina dando una idea del nivel de ganancias que tienen estas lácteas.

Recordó que cuando Néstor Kirchner asumió una de las empresas estaba quebrada y la otra se estaba por vender. “Néstor pudo convencerla de que no venda, ayudándolo, para que solucionara el problema que tenía en los bancos y a la otra empresas la ayudó el presidente Chávez”. En el gobierno están convencidos que la suba de precios tiene su origen, fundamentalmente, en la fijación de precios por parte de las empresas. “Los márgenes de ganancias son desmesurados”, se asombran en las oficinas del viceministro de Economía, Axel Kiciloff quién viene analizando la composición de los costos de las empresas desde hace tiempo. Informes que le hacen llegar a la jefa de Estado demostrándole con números que los empresarios durante estos 10 años de han “ganado fortunas”.

Así, continuó explicando que lo mismo ocurre “Quiero hablar de aceiteras, porque el aceite es muy importante” en ese momento es interrumpida por el secretario de Comercio, Guillermo Moreno quién le recuerda el tema de “los bancos”. “Ah, los bancos. Los bancos estaban todos para matarlos. Los querían matar porque no les devolvían la plata a la gente”, aseguró. “Y veamos y que vean lo que han ganado, lo que han crecido, lo que han vendido, las rentabilidades que han tenido”. Para que nadie se asuste aclaró que “no nos molesta” porque explicó “sin renta no habría inversión”.

Luego insistió en cuidar el “maravilloso modelo” que consiste en mantener la demanda agregada mencionando como ejemplos, el Plan Procrear, la asignación universal, los aumentos jubilatorios, etc. Después y en un mensaje claro a los empresarios les recordó que se ha implementado una política “de cuidar mucho a la producción nacional y fundamentalmente a la reindustrialización del país”. Enumeró como se ha multiplicado el parque industrial gracias a las políticas implementadas. Aunque se ocupó de enviar un mensaje bien claro a los fabricantes “tampoco es justo ese cuidado o protección que el Estado le da frente al producto extranjero para colocar el producto al consumidor argentino a un precio que no corresponde”, advirtió la jefa de Estado.

“En los próximos días, vamos hablar, debatir, acordar. Porque también, si es necesario hacer una apertura de determinados productos porque evidentemente quienes lo venden hacen ejercicio de la posición monopólica”.

Cabe recordar que hace unos días Moreno, ante las altas comisiones que cobran las tarjetas de crédito a los comerciantes, les anticipo que se implementaría la Súper Card como único instrumento a ser utilizado en supermercados y casa de electrodomésticos. Esta decisión provocó que las entidades financieras se apresurarán a ofrecer una baja en esta comisión lográndose el objetivo de una baja de costos que impacta a las cadenas de comercialización.

En este caso, la amenaza presidencial se extiende a los empresarios, por ahora del sector alimenticio que, por tener una posición dominante en el mercado puedan fijar precios. Es de suponer, que al igual que lo ocurrido con los bancos, las empresas se acercaran a la secretaria de Comercio para “ofrecer baja de precios”. La jefa de Estado volvió a insistir que “deberemos charlar, entonces, si en determinadas líneas de productos no tornamos más flexible la importación”.

Anticipándose a la alegría de los importadores, Cristina les advirtió “no se restrieguen la mano los importadores porque vamos a hacer un sistema para que tampoco se queden ellos con la diferencia”,les dijo.

Cabe señalar que para el gobierno la inflación está lejos de ser la que miden los economistas privados y que cuando se disparan los precios es más producto de los “excesivos márgenes de ganancias”. Tampoco la emisión monetaria es un factor inflacionario, por el contrario, creen que es lo que permite mantener el crecimiento.

Consciente que los empresarios, cuando se habla costos, se quejan de los aumentos salariales; del aumento de impuestos o tasas municipales, Cristina les dirigió un mensaje: “Todos tenemos que hacer un esfuerzo compartido”.

El pedido de racionalidad para contener los costos se lo hizo extensivo también a los “intendentes, los gobernadores con los impuestos para ver como se hace para que los impuestos cascada no afecte la actividad económica o se les ocurra poner tasas especiales que también afecte”.

En momentos que se están llevando a cabo las negociaciones paritarias con pedidos de aumentos que en promedio se ubican por encima del 25%, la presidenta se dirigió a gremialista “los trabajadores deben saber que lo más importante hoy, para un dirigente sindical es garantizarle a su representado que va a seguir teniendo trabajo, registrado, legal todo el año. Esto es lo más importante”. Este fue un llamado concreto a los titulares de los gremios para que logren convencer a las bases de bajar sus pretensiones pues, en caso contrario, podría peligrar el empleo.

Según Cristina aún esta “lejos de verse una salida” a la crisis internacional y por esta razón es que esta situación “exige por parte de empresarios, dirigentes sindicales, gobernantes, de todos un inmenso esfuerzo de inteligencia para preservar (el modelo). Luego explicó que fue esa misma crisis “la que hizo que creciéramos muy poco” durante el año pasado, el 1,9%. También, y respondiendo a algunas críticas, aseveró que la economía argentina no está cerrada y “menos aislada del mundo”.

Previamente , anticipó que se redujo el índice de pobreza al término del segundo semestre a 5,4% frente al 6,5 % de julio-diciembre del año 2011. Asimismo, indico que el numero de indigentes disminuyò 1,5 % desde el 1,7 % del segundo semestre del 2011.

Claro que esta mediciòn se basa en lós valores de la Canasta Basica que segùn el Indec em febrero con 721,44 pesos una una familia tipo pudo alimentarse. Esa misma família necesito 1.613 pesos para hacerse de la Canasta Básica Total, que además de los alimentos, reúne algo de indumentaria y transporte, y que ubica a ese núcleo por sobre la línea de la pobreza.

En su discurso de casi media hora, la primera mandataria también se refirió a su encuentro con el Papa y la muerte de Chávez pero no mencionó en ningún momento el tema del dólar.

Es que para el Gobierno las fluctuaciones de la divisa no es un tema de mayor preocupación. Consideran que el mercado del dólar blue es chico y marginal y que no afecta a la economía real. Este jueves respiraron tranquilos al ver que la divisa cerró 8,45 gracias a la “intervención de algunos vendedores amigos”.

Deja un comentario