Gracias a las fanfarroneadas del joven líder Kim Yong-un, Corea del Norte puso a Estados Unidos en estado de alerta ante la posibilidad de recibir un ataque nuclear.

No hay duda de que la Casa Blanca está atenta a los movimientos militares de Norcorea, un país con más de 24 millones de habitantes que sufrió hambrunas desde la caída de la ex Unión Soviética en 1991.

Pero el “cuco” de la guerra nuclear -ese apocalípsis bíblico también desarrollado por el cine y la literatura de ciencia ficción- parece no amedrentar a Pyongyang que cuenta con entre 6 y 10 bombas atómicas, según la Federación de Cientistas estadounidenses.

Norcorea posee también los siguientes misiles balísticos: Nodon, 1.000 kilómetros; Taepodong-1; 2.200 km; Musudan, 4000 km; Taepodong-2, 6000km, mientras que Washington desplegó una defensa de misiles en la isla de Guam, en el Océano Pacífico.

Preocupado por la maniobras militares que realizan Seúl y Washington en la península, se cree que Pyongyang está preparando alguna prueba de misiles para el 15 de abril, día en que se cumple el 101 aniversario del nacimiento de Kim Il Sung, abuelo del actual mandatario norcoreano y fundador de la dinastía iniciada en 1948 con la República Popular Democrática de Corea.

Convencido de que Kim no habla en vano, el gobierno de Barack Obama ha llevado a Seúl “una de sus más mortíferas computadoras de guerra”, afirmó el periodista Kim Tae-gyu, columnista del diario surcoreano Korea Times.

“Hay preocupación sobre los movimientos que realiza Norcorea en las costas del este de ese país, desde donde puede lanzar los misiles Musudan, que son capaces de alcanzar blancos en Surcorea, Japón, así como territorio estadounidense y la isla de Guam”, afirma el analista.

A pesar de las amenazas norcoreanas, la mayoría de los expertos militares consideran que Pyongyang no tiene todavía la tecnología necesaria para fabricar una bomba nuclear lo suficientemente pequeña para colocarla en un misil balístico.

Probablemente, la intención del gobierno estalinista es lograr un acuerdo para iniciar conversaciones bilaterales con Estados Unidos, en lugar de las a “seis bandas” que se realizaban con Corea del Sur, China, Washington, Rusia y Japón.

Mientras la tensión crece entre las dos Coreas, Pyongyang anunció que será reactivado el reactor nuclear de Yongbyon, desmantelado en 2007, principal sostén de su programa de armas atómicas.

Corea del Norte anunció que su ejército cuenta con autorización para lanzar un ataque “sin compasión” contra Estados Unidos, utilizando armas atómicas.

La tensión entre las dos Coreas empezó en diciembre pasado, tras el lanzamiento de un cohete norcoreano que fue considerado como el ensayo de un misil de largo alcance por parte de Occidente. Sin oír las críticas de la Casa Blanca y de Seúl, Pyongyang realizó a mediados de febrero su tercera prueba nuclear subterránea.

Deja un comentario