La Bolsa de Cereales de Buenos Aires informó que las abundantes lluvias de la última semana desaceleraron la recolección de los principales granos, a la vez que confirmó su pronóstico para maíz y destacó que las expectativas de rindes de la soja se ubican “muy por encima de las perspectivas iniciales”.

Las inusuales precipitaciones provocaron “una abrupta interrupción sobre el avance de las cosechadoras en sectores del centro y sur de nuestra región agrícola”, señaló la entidad.

En el caso de la soja, el avance nacional de cosecha logró cubrir 9,1% de la superficie potencialmente recolectable, con un rinde promedio de 30,4 quintales por hectárea.

Sobre el núcleo Norte, sin embargo, el rendimiento promedio a la fecha, luego de haberse recolectado 25% de la superficie disponible, es de 36,2 quintales en lotes de primera, mientras en el núcleo Sur se promediaron 34,5 quintales.

En conjunto, ambas regiones aportan más de 30% de la superficie implantada a nivel nacional, y el resultado logrado permite sostener una proyección de cosecha sojera de 48,5 millones de toneladas, vaticinó la bolsa porteña.

Para el maíz, en tanto, se reportó una recolección de 24,3% del área apta, con un rinde promedio de 81,2 quintales por hectárea.

Los mayores avances en la trilla se registran en las zonas núcleo norte y sur, donde las productividades por hectárea “siguen estando por encima de los promedios históricos zonales”.

Las condiciones que presentan aquellos lotes que aún están finalizando con el llenado de granos “son muy buenas”, pero los cuadros implantados en fechas tardías “aún corren riesgo de ser afectados por heladas tempranas”.

“Frente al escenario planteado mantenemos nuestra proyección de producción en 25 millones de toneladas de grano con destino comercial a nivel nacional”, lo que implica una marca máxima histórica para el maíz, 16% por encima del volumen recolectado la pasada campaña”, concluye el informe.

Deja un comentario