Tras celebrar la audiencia general de los miércoles en la Plaza San Pedro, el papa instó a “todas las partes a que cesen cualquier tipo de acción violenta y a que busquen la concordia y la paz del país”.


“Con preocupación sigo en estos días lo que está sucediendo en Kiev y aseguro mi cercanía con el pueblo ucraniano y rezo por todas las víctimas de la violencia, por sus familiares y por los heridos”, dijo el pontífice argentino, según informa la agencia de noticias EFE.

Mientras el papa realizaba este llamamiento, las protestas continúan en Kiev, con manifestantes que aún resisten desalojar la plaza Maidan.

Jorge Bergoglio ya había pedido el cese de la violencia en Ucrania durante el rezo del Ángelus dominical del pasado 26 de enero.

En aquella ocasión, el Santo Padre deseó que “se desarrolle un diálogo constructivo entre las instituciones y la sociedad civil y, evitando cualquier recurso o acciones violentas, prevalezcan en el corazón de cada uno el espíritu de la paz y la búsqueda del bien común”.

Deja un comentario