Debido a la pésima calidad de agua que está suministrando la Municipalidad de la Ciudad de Juana Koslay, un vecino se encontró con una ‘sorpresa’ al limpiar su tanque domiciliario. “El agua estaba podrida y salió un olor insoportable” a la hora de abrir el tanque para su limpieza.


Sin embargo desde la gestión Vallone se sigue intentando minimizar la problemática, a tal punto que la funcionaria Nora Obuchowicz salió a decir que el agua es “potable” y que está saliendo limpia de la planta potabilizadora y ‘culpó’ a las cañerías por la turbidez con que sale en todos los domicilios de la Ciudad.

No son de extrañar las declaraciones de Obuchowicz, puesto que es la misma funcionaria que en la gestión de Nora Videla, salió a decir que la planta de tratamientos de efluentes cloacales que funcionaba en el barrio Los Eucaliptos no contaminaba. Tiempo después, la Justicia de San Luis la desmintió terminantemente cuando condenó a la Municipalidad de Juana Koslay a pagar las costas de un juicio que iniciaron algunos vecinos de ese barrio, toda vez que dejó en abstracto el tema por la construcción del sistema cloacal, que dejó fuera de servicio a la planta cuestionada, pero condenó al municipio por haberse demostrado que, esa planta, sí contaminaba. Es decir, la funcionaria de apellido difícil, está acostumbrada a mentir.

Esta nota está acompañada con un video, de corta duración, en el cual se puede apreciar claramente cómo estaba el agua en ese tanque domiciliario, y por añadidura cómo debe estar en cada tanque de la Ciudad. “Está podrida y con un olor insoportable”, dijo quien limpiaba el tanque. Según se informó, la anterior limpieza se realizó hace tan solo 6 meses. “Pero ahora hay que rogar que no nos den agua turbia, porque si no esta limpieza no va a servir de nada”, finalizó el vecino.

Si bien Obuchowicz ‘aconseja’ limpiar los tanques domiciliarios de agua, el otro problema es quién paga el agua necesaria para ese trabajo. Un tanque tiene como mínimo capacidad para 400 litros de agua. La que está sucia, el vecino ya la pagó, pero la tiene que tirar en su totalidad. Pero tiene que gastar agua para limpiar el tanque y posteriormente llenarlo. ¿Cuántos litros tiene que gastar cada vecino? ¿Quién se la paga? Obviamente que la Municipalidad hace doble negocio porque va a cobrar agua que se ha tirado. Y esto sin analizar la cantidad de agua que se desperdiciaría si todos los vecinos limpian sus tanques.

Informe: Carlos Rubén Capella
carlosrcapella@yahoo.com.ar

Deja un comentario