El tramo oriental de la vereda de calle San Martín, entre Pringles y Belgrano, avanza con velocidad a pesar de las inclemencias del tiempo. Más de 5 metros tendrán estas veredas, lo que facilitará el tránsito de los peatones por el microcentro, en el marco de esta obra que se inscribe en el proyecto de remodelación del corazón comercial de esta capital, que comenzó a ejecutarse el año pasado.

A pesar de las lluvias intermitentes que se abaten sobre nuestra ciudad, los trabajadores de “Ciudad Feliz”, cooperativa constituida a tal fin, no han detenido sus labores.
El ensanche se encuentra ejecutado en un 90% aproximadamente. Más de la mitad de la cuadra está habilitada provisionalmente para la circulación peatonal, restando la colocación de las nuevas luminarias y el mobiliario.
En el otro extremo, sobre Belgrano, las baldosas han sido colocadas hasta casi la esquina. Restan unos 40 metros de adoquinado para terminar esa etapa. Las baldosas especiales para el tránsito de los no videntes, también fueron colocadas.
Además, sumado a los árboles que han permanecido en la vereda, se colocarán nuevas especies para reforzar la imagen vital de la arteria. En suma, junto con el mobiliario y las luminarias se espera seguir transformando la imagen del centro puntano.
Definitivamente el microcentro dará otro aspecto a los naturales como a los visitantes de la ciudad, una vez que terminen de ensancharse las distintas veredas comprendidas por calles Chacabuco, Pedernera, Colón y 9 de Julio, además de avenida Illia, que abarca lo que se denomina el Centro Comercial a Cielo Abierto.
Es destacable el trabajo de los miembros de la cooperativa. Si bien el clima no acompaña, ellos redoblan esfuerzos para cumplir con los plazos de los tiempos estipulados. Algo que ha sucedido desde que comenzaron a trabajar. 20 empleados se dividen en dos turnos de trabajo.

Deja un comentario