En uno de los programas de su canal, Adolfo Rodríguez Saá salió en defensa del traspié de su hermano Alberto y ubicó a Enrique Ponce como el principal opositor político.

Ante el mutismo de dirigentes del oficialismo local y el mismo Gobernador, el expresidente tuvo que salir a poner la cara luego de la vergonzosa situación ocurrida en El Trapiche.

Aseguró que él, Alberto y Poggi son lo mismo pero que hay cosas en las que el gobierno provincial debe trabajar y que desde el PJ le harán algunas sugerencias al gobernador.

En su micrófono preferido, el programa de Alberto Trombetta, Adolfo dijo que competirán por el PJ puntano con Ponce y que no descarta una nueva candidatura a presidente. Mirando a cámara, el dirigente le dedicó la mayoría de sus palabras a esconder lo ocurrido con Ciccarone. Además dirigió algunos párrafos al intendente capitalino, donde habló de construir en paz y del trabajo.

La actitud de Adolfo demuestra que la situación generada por su hermano, en la radio y el Diario, provocó una crisis política en el interior de Compromiso Federal y sobretodo impactó fuertemente en el desaparecido Claudio Poggi.

Contrario a lo ocurrido en años anteriores, ahora el exgobernador aboga por la paz “social” e intenta tapar el sol con una mano. Como buena familia, el hermano mayor busca proteger al más chico luego de sus actitudes destituyentes y de “sacar” a un intendente a través de sus medios de comunicación.

Al parecer, el referente del PJ local, olvido la pastilla de la memoria y no recuerda, o no quiere hacerlo, las épocas de su gobernación donde Alberto intentó por todos los medios destituir al entonces intendente Carlos Ponce, hecho que fue resistido por la Justicia nacional y los propios vecinos de la ciudad.

Luego de las duras declaraciones de Enrique Ponce, el primer referente de la oposición en criticar lo ocurrido en El Trapiche, Adolfo trata de poner paños fríos y calmar las aguas antes de que la situación sea incontrolable.

Asimismo, se supo que el veterano dirigente multó a los funcionarios del gobierno provincial a realizar cualquier tipo de declaración para evitar nuevas “metidas de pata” y dejar la puerta abierta a nuevos reproches.

Con las declaraciones, el propio Adolfo dejó en claro que su principal oponente es, y será, Enrique Ponce, el único dirigente con la fuerza propia para hacer tambalear las líneas internas del PJ. De igual manera dejó entrever que las acciones de Alberto fueron desafortunadas y que provocaron una grieta en la interna de Compromiso Federal.

Redacción: San Luis Opina

Deja un comentario