El “Verde” cayó  3 a 2 ante Independiente Rivadavia. Su delantero y capitán fue líder y conductor de un equipo que mereció más de lo que obtuvo.

Cristian Nuñez, el “Ogro”, este viernes por la noche en Mendoza demostró por qué Darío Ortiz le puso la cinta de capitán en el brazo. Las estadísticas dirán que Estudiantes perdió 3 a 2 ante Independiente Rivadavia, en un duelo por la segunda fecha del torneo Nacional B. Lo que no quedará registrado es que el “Ogro” hoy mostró las virtudes que lo hacen brillar en el club albiverde.

A los 32 minutos del primer tiempo la “Lepra” abrió el marcador a través de Ezequiel Michelli. Estudiantes se fue al vestuario perdiendo 1 a 0.

Pero volvió al campo de juego bien despierto: a los 50 segundos de la segunda parte Nuñez marcó el empate transitorio (1 a 1).

El partido fue una lluvia de goles. A los 12 minutos Diego Cardozo volvió a poner a los locales arriba. Aunque el festejo duraría poco. Nuñez tomó la pelota en el área rival, le dio un pase-centro atrás a Sergio Viturro y el goleador no perdonó: 2 a 2, empate y delirio “Verde”.

Las posibilidades eran muchas y el encuentro era muy parejo, hasta que Alejandro Manchot derribó a un rival y convirtió penal. A los 33 minutos Cristian Guatier  tomó el balón entre sus manos, acomodó la pelota y canjeó la jugada por gol. Quedó sellado el resultado final: 3 a 2.

La “Lepra” tuvo un par de llegadas más sobre el final y el árbitro hizo sonar el silbato a los 49 de la segunda parte. Independiente se quedó con los tres puntos en su casa.

Pero Nuñez sabía que su equipo había dejado todo en la cancha, jugando de igual a igual. Por eso, al abandonar el campo de juego alentó con fervor a sus compañeros. El número 9 de Estudiantes, el mismo que luce la cinta pero asegura que su capitán es Gallardo, dejó  la cancha con la frente en alto y se alejó gigante el suelo mendocino. Cosas de grandes.

Deja un comentario