Tránsito “Coco” Benítez, vecino de Luján, pasó varias horas colgado de un alambre en el baño de su casa para que la inundación de la semana pasada no terminara con su vida.

“Estaba en la casa, sentía que se largó a llover. A la una de la mañana llegó el agua a la casa, yo estaba en el baño y el agua no me dejó salir porque me trabó la puerta. Recién pude salir a las 7 de la mañana”, relató “Coco”.

En el domicilio, también estaba la esposa de Tránsito, que batalló contra el agua en el dormitorio.

“Yo había colgado un alambre y me agarré del alambre; el agua me tenía a los golpes contra la muralla”, agregó Benítez.

“El agua me daba hasta la garganta, bajaba; en un momento vino una oleada que me pasó por encima”, relató. Recién pudo salir cuando bajó el nivel del agua del interior de la vivienda, ubicada en las inmediaciones del Río.

Como tantos otros vecinos de la localidad, “Coco” perdió todo con la inundación.

El lunes a la mañana fue hasta la casa de un amigo, donde aún se aloja hasta que pueda volver a poner en condiciones su propiedad para volver.

“A mi casa la arrancó, quedó nada más que el piso, los cimientos”, dijo.

Benítez lamentó que los equipos de asistencia del Gobierno Provincial no le prestaron colaboración para afrontar el momento. “Vinieron a dar colchones y a mí no me dieron ni uno”, señaló.

“Me dijeron que hable con el intendente (Hernán Gatica); que me dijo que había colchones para todos, pero no me dieron nada. Fui tres veces y no he vuelto más”, indicó.

Fuente: San Luis 24

Deja un comentario