Lo que sucede en Justo Daract guarda notorias similitudes con la grave problemática que vivieron durante años los villamercedinos por la obra Acueducto Norte, construido por la provincia en 1998, cuyas fallas dejaron semanas enteras a gran parte de la ciudad sin agua. Pero con una diferencia: La Municipalidad de Villa Mercedes “recibió” la obra. Pese a las serias deficiencias constructivas, el intendente Mario Raúl Merlo nunca se animó a presentar una demanda y decidió volver a gastar millones pasa hacer una obra nueva. 

En junio del año 2013, la Municipalidad “festejó” la inauguración de un tramo de cañería que reemplazó al acueducto norte, para lo cual gastó $ 4.300.000. Se hizo así una reconstrucción de la obra que se inauguró en 1998, costó 4 millones de dólares y nunca funcionó bien porque tenía serios vicios de construcción.

En menos de una década, el acueducto construido por la provincia se rompió más de cien veces y dejó a la mitad de la ciudad sin el servicio de agua. Pero los intendentes (Mario Raúl Merlo, Jorge Cangiano, Blanca Pereyera y Walter Aguilar) nunca demandaron a la provincia por la obra mal hecha. Todos dejaron vencer los plazos de garantía de la obra y la “solución” fue “gastar dos veces” para hacerla de nuevo.

La inauguración de junio de 2013 fue presentada como “obra complementaria del Acueducto Norte”, todo un eufemismo para construir una cañería paralela y reemplazar a la obra de 1998, que –entre otros desperfectos- se hizo con materiales caños de polietileno, cuando debía usarse PVC; no se respetaron los niveles y las válvulas de succión nunca funcionaron

El acueducto norte fue construido por la provincia con un costo de más de 4 millones de dólares. Desde que se inauguró, en 1998, comenzaron a notarse filtraciones por las roturas de los caños y el mal funcionamiento de las válvulas. Los desperfectos provocaron cortes permanentes en el suministro de agua en gran parte de la ciudad, algunos barrios pasaron semanas sin el servicio.

Otro de los problemas que causó la obra fue el desmoronamiento del terreno debido al escurrimiento del agua que se filtraba. En noviembre de 2011 en la misma calle Domínguez donde se hizo el acto del martes, un auto cayó en un pozo provocado por las filtraciones. Carlos Zalazar venía circulando por arteria cuando su vehículo se hundió en el terreno. Pudo salir de milagro, pero el R 18 Break quedó totalmente sumergido.

Al día siguiente el suministro de agua para la ciudad fue un caos. Más de diez barrios sufrieron por cortes y disminución de presión y cinco escuelas no tuvieron clases, en los días más calurosos del año pasado cuando la temperatura trepó a los 32°.

Sometimiento

“Ya no rige la garantía, pero estamos dedicados a la solución del problema con la construcción de 3 kilómetros de caños para reemplazar el tramo donde se han producido la mayoría de las roturas”, dijo el intendente Mario Raúl Merlo cuando anunció algunas de las obras que se realizarán en el marco de la “emergencia hídrica”, a principio de 2012.

Pero Merlo, junto con Cangiano, Aguilar y Pereyra, fue uno de los intendentes que estuvo a cargo de la Municipalidad cuando la garantía aún no había vencido y las roturas de la obra ya iban camino a un récord.

Fuente: San Luis Noticia

Deja un comentario