Inspectores de Obras Sanitarias Mercedes detectaron que las cámaras domiciliares de cloacas de las viviendas, que construye el gobierno de San Luis en la zona este de Villa Mercedes, tienen serios vicios de construcción que podrían provocar derrames y deteriorar las mismas estructuras de las nuevas casas.

Pero el intendente Mario Raúl Merlo, en vez de pedir explicaciones a la empresa a cargo de la obra, habría ordenado “separar” de sus  funciones a los inspectores que advirtieron sobre las falencias. La situación generó un fuerte conflicto entre funcionarios de OSM y la Municipalidad.

En diciembre pasado, el gobernador Claudio Poggi entregó 500 viviendas construidas en los terrenos bajos de San Luis extremo oeste. Actualmente están en avanzada ejecución 300 casas más en la misma zona. Pero en todas “se observó que las cámaras de cloacas se hicieron sin el contrapiso de hormigón correspondiente, lo que, con el uso, generará filtraciones a nivel subterráneo”, confió una fuente de la Municipalidad.

Esas filtraciones, además de provocar el serio daño al suelo y el medio ambiente donde vivirán cientos de familias “afectará a los mismos cimientos de las viviendas porque los líquidos provocarán desprendimientos a nivel subterráneo ” lo que podría ocasionar “un daño irreparable a esas construcciones”, reveló la fuente.

Esas falencias habrían sido advertidas tiempo antes de la entrega de las 500 viviendas que hizo el gobierno el 17 de diciembre pasado. “Pero ni la Municipalidad, ni la empresa, ni el gobierno hicieron algo para solucionar el problema a futuro que tendrán los vecinos adjudicatarios de las casas”.

Pese a la alerta de los inspectores la respuesta de los funcionarios municipales fue insólita: “que primero se entregaran las viviendas y que luego hagan las obras de reconstrucción o reparación de las cámaras. Algo que nunca ocurrió”.

Actualmente, la misma empresa contratada por el gobierno de San Luis está construyendo 250 viviendas más, por un lado, y 50 por otro, “todas de la misma manera, con fallas en las cámaras cloacales. Por eso, los inspectores de OSM volvieron a advertirle a la Municipalidad sobre esos vicios de construcción”, añadió la fuente.

Pero la reacción del intendente Mario Raúl Merlo, a quien le llevaron personalmente el informe de la situación, habría sido directamente ordenar que a los inspectores “se los separara de sus funciones, es decir, que no controlen más las construcciones de viviendas. Es una manera de sacárselos de encima porque no quieren reclamarle lo que tienen que reclamarle al gobierno”.

Por normas establecidas en los códigos de edificación, las cámaras de cloacas domiciliarias deben contar con bases de hormigón donde van asentados los caños de desagües sanitarios, los que son conectados a la red cloacal pública.

“La empresa que hizo las obras no construyó como corresponde las bases de hormigón. Esto quedó perfectamente demostrado cuando uno de los inspectores hizo la prueba apoyando una barra de hierro que perforó fácilmente la base de una de las cámaras”.

“Lo que pasa es que tratan de gastar lo menos posible para la construcción de las viviendas, incluso poniendo en riesgo una cuestión tan elemental como lo es el funcionamiento de los desagües cloacales”, agregó.

Fuente: San Luis Noticia

Deja un comentario