El viernes pasado, un grupo de militantes mercedinos de Compromiso Federal asistió al congreso del PJ disidente que “devolvió a la vida” al “Cabezón” Duhalde. Los cuatro mercedinos abordaron un colectivo de la empresa Chevallier que había salido desde San Luis a las 20 50 y allí se reunieron, entre otros, con el concejal Gustavo Zavala, quien iba a aplaudir (“de mala gana”, según dejó entrever) el ascenso de Adolfo Rodríguez Saá a la vicepresidencia del PJ “trucho”.

Zavala viajaba desde San Luis en el piso superior del colectivo y cuando subió el cuarteto villamercedino, se mudó abajo a descargar su odio evidente contra Enrique Ponce, pero la sorpresa del resto de los pasajeros llegó cuando el actual concejal, del bloque Compromiso Federal, comenzó a defenestrar a viva voz a Alberto Rodríguez Saá, a quien acusó de “jugar para Ponce presentándose como candidato a gobernador”.

Mientras los demás partícipes de la conversación retaceaban comentarios por miedo a quedar pegados a las opiniones de Zavala, el concejal de Compromiso Federal afirmaba que “Ponce en la ciudad no ha hecho nada y lo único que hizo, que es la planta de agua, la hizo con guita de Poggi”. También Zavala arriesgó que “los desagües son un verso” y que “hasta que en el Puente Blanco no se mate alguno, no van a sacar esos lomos de burro horribles que han hecho”.

También, para darse bombo, porque se esforzaba para que lo escucharan todos los pasajeros, contó que el jueves anterior al viaje “fueron al Concejo los del ACA a marearnos con números y los cagamos a preguntas!  ¡Hubieran visto la cara de Cacace!”.

 “Alberto está loco porque es un megalómano que quiere entrar en la historia como el único fundador de San Luis. Alberto quiere que lo reconozcan y como no lo consigue se pone loco. Impedir que Poggi se presente es un suicidio porque al Alberto no lo quiere nadie y los números le dan pésimo”, dijo Zavala buscando aprobación de los demás militantes, quienes solo se limitaron a escuchar.

En una pausa de su locuaz alocución, Zavala se levantó del asiento y volvió al piso superior, momento en el que uno de los oyentes le dijo a su compañero de asiento: “es un peligro este muchacho”

Al llegar a Retiro, Zavala continuó con los comentarios sarcásticos contra los Rodríguez Saá: “El hotel al que vamos queda en Corrientes al 1700 más o menos y luego arreglamos para ver cómo nos repartimos para ir al zafarrancho este”. El zafarrancho contra el que despotricaba Zavala no era otro que el congreso del PJ “trucho”, realizado en Avellaneda que encaramó a Luis Eduardo Duhalde como presidente y como vice ungió “al Adolfo”.

Fuente: San Luis Noticia

Deja un comentario