La Justicia española dio curso a una demanda de Aerolíneas Argentinas contra Díaz Ferrán, por la apropiación indebida de 453 millones de dólares en la operación de compra por parte de Air Comet hace 14 años.

La demanda está dirigida también contra Antonio Mata, ex consejero delgado de Air Comet, la sociedad del grupo Marsans que en 2001 adquirió la aerolínea de bandera argentina que en ese entonces era propiedad de la Sepi (Sociedad Española de Participaciones Industriales).

En su resolución, a la que tuvo acceso Télam, el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu cita a declarar –aún sin fecha- a ambos empresarios españoles por presuntos delitos de “blanqueo de capitales”, “malversación”, “apropiación indebida” y “falsedad documental”, y también se acusa a Air Comet.

Tanto Díaz Ferrán como Antonio Mata fueron condenados en diciembre de 2013 a dos años y dos meses de prisión, por defraudar 99 millones de euros al fisco español en relación con la adquisición de Aerolíneas Argentinas.

En aquel juicio se juzgaba sólo una evasión fiscal, aunque los abogados de la compañía argentina –que no eran parte- habían detectado indicios de apropiación indebida, entre otros.

Díaz Ferrán y su ex socio Gonzalo Pascual -fallecido en 2008- compraron Aerolíneas Argentinas (Arsa) a la Sepi por un valor simbólico de 1 dólar; y siete años más tarde, cuando la compañía perdía un millón de dólares por día, el gobierno de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner la reestatizó.

La querella admitida hoy denuncia una supuesta apropiación de 248 y 205 millones de dólares que en su día entregó la Sepi a Air Comet durante la operación de venta a Air Comet del 99,2 de Interinvest, la sociedad que era propietaria del capital de Aerolíneas.

La primera parte debía destinarse a un plan industrial, y la segunda al pago de responsabilidades por contingencias, previstas en el contrato de compra venta.

Sin embargo, la demanda elaborada por el procurador Jacobo García sostiene que lejos de ello, Díaz Ferrán y Mata se hicieron suyas esas cantidades mediante una “operación de compensación de deudas” de Air Comet respecto de Aerolíneas, a través de cuentas mercantiles que existían entre ambas empresas que formaban parte del Grupo Marsans.

No obstante, para acreditar ante el Tribunal de Cuentas el destino de estas sumas, Air Comet presentó varios certificados del auditor Price Waterhouse Coopers (PwC).

Tal como quedó acreditado en el juicio por delito fiscal, en el marco de la misma operación de compra-venta la Sepi entregó un tercer pago de 319 millones de dólares que debía ser destinado al pago de pasivos de Aerolíneas, que se encontraba en concurso de acreedores. Por medio de una compleja operación, Air Comet se convirtió en titular de la deuda y logró una quita del 60%.

El juez asegura en su escrito que ese pago queda excluido de la investigación, pero que ha tenido acceso a documentación suficiente a partir de la cual podría derivarse “un delito continuado de apropiación indebida” del resto de dinero entregado por la Sepi a Air Comet.

En la parte resolutiva, el magistrado cita a declarar como testigos a los administradores concursales de Air Comet Luis Arqued Alsina, Luis López-Sierra Belmonte y Mariano Hernández Montes, y también acuerda tomar declaración al que fuera director financiero de Air Comet, Antonio Martínez Llerandi.

Por otro lado, el juez llama a declarar al ex vicepresidente, director general y director de Administración y Recursos de la Sepi, Pablo Olivera, Juan Gurbindo y Juan Massó, respectivamente.

Finalmente, se solicita una copia del contrato de compra venta y los certificados de PwC. 

Fuente: Télam

Deja un comentario