El ministro de economía se manifestó así en la conferencia de prensa que, junto al jefe de gabinete, brindó para informar sobre el encuentro con los representantes de distintas cámaras de empresarios del transporte de todo el país.

El ministro de Economía, Axel Kicillof, aseguró hoy que el Impuesto a las Ganancias, en la cuarta categoría, afecta aproximadamente “a un 10, a lo sumo 15% de los trabajadores de la UTA y otros gremios del transporte”, quienes ganan por encima de 15.000 pesos mensuales, y criticó a quienes pararán mañana “en solidaridad con los que más ganan”.
En el mismo sentido, el jefe de gabinete Aníbal Fernández completó los argumentos del titular de la cartera de Hacienda al afirmar que “las razones son políticas” respecto del paro de transportes declarado para mañana.

“Las empresas nos han manifestado que van a dar el servicio y nosotros nos comprometimos a aportar fuerzas de seguridad en las terminales, para que no se produzca ningún tipo de inconvenientes”, dijo el jefe de Gabinete en rueda de prensa en Casa de Gobierno, tras reunirse con representantes de distintas cámaras de empresarios del transporte de todo el país.

Por su parte, Kicillof refutó los argumentos esgrimidos por los sindicatos que convocan al paro mañana, al afirmar que se trata de “un paro político en un año electoral” en contra de un impuesto que, en el caso de los afiliados de Unión Tranviarios Automotor (UTA), pagan solamente “uno de cada diez” trabajadores.

“Hay una desproporción entre la naturaleza del reclamo y la medida que se tome. Esta desproporción se puede explicar únicamente por alguna otra causa y la tendrían que explicar ellos”, sostuvo el titular de la cartera económica, durante una conferencia de prensa que encabezó esta tarde junto al jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, horas más tarde de recibir a los empresarios en Casa de Gobierno.

Fernández sostuvo que los empresarios se comprometieron a “dar el servicio, y hemos acordado con ellos que vamos a poner presencia de fuerzas de seguridad en las terminales para que no haya ningún tipo de inconveniente, porque alguna vez ha habido casualidades con algún coche que se prendió fuego” durante una jornada de paro.

“Pareciera ser que el Estado hace el esfuerzo (…) para garantizar la retribución de los subsidios para que el transportado pueda tener una buena prestación del servicio, pero el empresario no participa en forma activa como nosotros quisiéramos que participara, dialogando con los sindicatos, que en definitiva son sus sindicatos, porque trabajan con el sector”, agregó en un pasaje en el que criticó al sector patronal del transporte.

En esa línea, consideró que el empresariado tiene que asumir la responsabilidad de hablar con los gremios para “poner las cosas en su lugar” y “contarle a la sociedad sobre la enorme cantidad de dinero que pone el Estado” para el funcionamiento del transporte público, al tiempo que sentenció: “El Estado pone la plata, y el paro se lo hacen al Estado”.

“Hay empresarios que –continuó el jefe de ministros- tienen responsabilidades que debieran hacérselas conocer a sus trabajadores y a los sindicatos, y estos mismos empresarios debieran hacer conocer a la sociedad argentina que de todos los trabajadores que ellos tienen, es muy chico el universo que paga” el tributo a las ganancias.

Tanto Fernández como Kicillof reiteraron que no habrá modificaciones sobre el impuesto a las ganancias y que de su aplicación depende el financiamiento de políticas de Estado que benefician a los sectores más vulnerables: “Nosotros defendemos el impuesto a los altos ingresos de los asalariados, también siempre y cuando afecten sólo a un diez por ciento de los trabajadores”, señlaó el ministro de Economía.

“Indirectamente parecería un ataque a las políticas de estado. Si cada candidato nos da la lista de impuestos que va a sacar y gastos que va a agregar, está haciendo una especie de ecuación imposible. Es imposible que alguien prometa eso. Excepto que sea un plan de sobreendeudamiento, cosa que es muy probable, tomando la naturaleza de algunos”, agregó.

Sobre los subsidios que el Estado aporta al sistema de transporte, explicó que existen “otros modelos” como el que lleva adelante el Gobierno de la Ciudad con el Subte, donde la tarifa subió hasta un 400 por ciento, y subrayó que “nuestro modelo es de un transporte barato que implica un salario indirecto para todos los trabajadores que toman el colectivo”.

Fuente: Télam

Deja un comentario