Se trata de la escuela Nº106 Profesor Tomás Ferrari. Los padres decidieron suspender lasclases, la medida se tomó en una asamblea ante el riesgo para sus hijos y la falta de reparaciones en el establecimiento.

Los directivos desde hace cuatro meses piden a Infraestructura del Gobierno provincial “urgentes arreglos en las instalaciones de electricidad”.

La Escuela Tomás Ferrari, que tiene nivel inicial y primario, este año cumple sus bodas de plata.

Una de las madres relató que desde que comenzaron las clases los alumnos iban solamente dos días a la semana, los martes y los jueves. “Resulta que el resto de la semana no asistían porque había problemas en las instalaciones eléctricas y se electrificaban las paredes”, contó la mujer.

A raíz de estas falencias los padres decidieron reunirse y durante una asamblea con la presencia de docentes y directivos decidieron que se suspendan las clases hasta que se hagan las reparaciones.

Según el mismo portal de noticias, los padres se indignaron cuando vieron que esta semana, llegaron a la escuela empleados de Infraestructura “y solamente colocaron una botella de plástico en una farola donde supuestamente se detectaba un desperfecto”.

Fuente El Chorrillero

Deja un comentario