El fenómeno climático incluyó lluvias, inundaciones y  recientes aludes de barro y desbordes de ríos que azotaron al país. Hay más de 6.500 viviendas destruidas. 

El saldo de este desastre incluye, hasta el momento, al menos 43 muertos, además de 72 heridos, 11 desaparecidos y más de 56 mil damnificados. Las cifras del Instituto Nacional de Defensa Civil indicaron también que los fenómenos climáticos destruyeron 6.500 viviendas, 27 escuelas y 1 centro de salud.

Ante esta situación, el Gobierno de Perú suspendió las clases en las escuelas del área Metropolitana de Lima y ordenó la restricción del servicio de agua potable.

Por su parte, el gobierno anunció el martes que destinará unos 242,4 millones de dólares para la reconstrucción de las regiones norteñas de Piura, Tumbes y Lambayeque.

Deja un comentario