El atentado ocurrió en un complejo de departamentos. Yacqub Khayre es el yihadista fallecido luego de matar a un hombre y tomar de rehén a una mujer. La selección argentina concentra a pocos kilómetros del lugar del ataque.

El terrorismo volvió a golpear este lunes. Días después de los atentados en Londres, el Estado Islámico se adjudicó este lunes el ataque con rehenes perpetrado por un fanático islamista en Melbourne, Australia. El terrorista y un hombre murieron en el ataque.

La policía recibió una llamada cerca de las 17:41, hora local, por un ruido de explosión en uno de los apartamentos del barrio de Birghton.

Al llegar al lugar, encontraron a un hombre muerto a tiros en el vestíbulo.

El terrorista, en ese momento, se encontraba en el interior de la residencia con una mujer como rehén.

El comisionado adjunto Andrew Crisp manifestó que después de varios minutos de negociaciones con la policía, el yihadista salió del edificio a las 18 y abrió fuego contra los uniformados.

Finalmente, fue abatido, mientras que tres agentes resultaron heridos, aunque se encuentran fuera de peligro.

“El ataque en Melbourne, Australia, fue llevado a cabo por un soldado del Estado Islámico en respuesta a la llamada a apuntar contra los súbditos de los Estados de la coalición”, señaló la agencia de noticias afín a ISIS Amaq.

El terrorista fue identificado por los medios locales como Yacqub Khayre, quien ya había realizado intentos de ataques de este tipo.

En 2007, en tanto, fue acusado de robo a mano armada después de mantener como rehenes a los pasajeros en un tren de Melbourne y dejar a un hombre con heridas de cuchillo.

En 2009, fue absuelto tras enfrentar un juicio por intentar atacar una base militar en Holsworthy, Sídney.

Luego Khayre cumplió tres años de prisión tras irrumpir en una vivienda, donde atacó a un hombre y una mujer.

“Esta persona tiene antecedentes en materia de terrorismo, aunque hace algunos años”, declaró el comisionado Graham Ashton el martes por la mañana (hora de Australia).

No obstante, indicó que en el último tiempo las autoridades no contaban con indicios de ningún ataque extremista posible por parte de Khayre.

El lunes por la tarde, la sala de redacción de Seven Network recibió una llamada del propio terrorista en la que este reconoció que realizaba el ataque “en nombre de ISIS y Al Qaeda”.

Deja un comentario