El pensionista de Mario Glades se adjudicó la prueba central. Facundo Quinteros estuvo en la monta. El ganador hizo un tiempo de 59″47 para los 1.000 metros. Embolsó 300 mil pesos.

Donofrio llegó como candidato a La Punta y lo confirmó en la cancha. El pupilo de Mario Glades hizo un tiempo de 59″47 para la recta y se quedó con el Clásico Estrellas Provincias Argentinas, la carrera central de la reunión hípica de ayer. A medio pescuezo quedó Ayn Rand. El ganador, que tuvo a Facundo Quinteros en la silla, pagó un sport de $3,05. El marcador lo completaron Social Demócrata, Yerba Mala, At Seattle y Call Me Lady.
Cuando se abrieron los partidores, todos salieron a hacer la delantera. El tiro no daba lugar a especulaciones. Donofrio sabía que tenía que salir rápido de abajo y mantener ese ritmo, porque el crak mendocino: Ayn Rand iba a ser un duro hueso de roer. Y así fueron las cosas. La prueba, a pesar de la corta distancia, fue movida. El riocuartense Donofrio fue con todo por afuera en busca de la delantera, quería hacer la diferencia en la primera parte de la competencia, para tratar de aguantar la embestida en los últimos metros. No sólo Ayn Rand salió a buscarlo, también lo hizo Talk To Richard, que por el centro de la pista iba a un gran ritmo en busca del primer lugar. Yerba Mala también apuró la marcha. Y entre ellos se armó la carrera. Así vinieron en los primeros quinientos metros. A partir de ahí se sumó a la conversación At Seattle, que con brazadas largas venía pidiendo permiso para meterse entre los de adelante.
En la última parte, Facundo Quinteros movió a Donofrio, que cambió la marcha y sacó una leve diferencia sobre Talk To Richard y Ayn Rand. La última cuadra fue palo y palo. No se daban tregua. Cuando parecía que Talk To Richard iba a ser el tercero en discordia, el pupilo de Grudi se abrió, desacomodó a su jockey, que cayó, pero por suerte la rodada fue sin consecuencia. La lucha quedó entre Donofrio y Ayn Rand, pero tuvo más restos el primero, que por medio pescuezo le torció la muñeca, una vez más a Ayn Rand. Fue la tercera al hilo del ejemplar del stud Santiago C.
Fue un clásico de alto vuelo emotivo. Caballos de fuste. Si bien es cierto Donofrio llegaba a la cita como el gran candidato, también es verdad que había productos de jerarquía que hacían que el abanico de posibilidades fuera abierto y amplio.
Hubo otro clásico en La Punta. En la cuarta carrera estaba en juego el “Fundación Equina Argentina”. Una carrera sobre 1.400 metros, con pingos de nivel. El moldense Caribeño Lifar, bajo la tutela de Fabián Tazzioli, y que ya conoce las mieles del éxito en La Punta, era el favorito. Con la monta de Facundo Quinteros, el ejemplar del stud Alicia María se quedó con la gloria. No le fue fácil. Le ganó por media cabeza a Emperador Juan. Fue una prueba no apta para cardíacos. Parecía que Emperador Juan se quedaba con el “1”, porque Caribeño Lifar, que venía pidiendo lugar por el lado de los palos, no encontró espacio, y Quinteros lo tuvo que hacer viborear para buscar el hueco y meterlo, perdió tiempo ahí, que le pudo costar la carrera, pero por suerte para él, el caballo respondió, salió a buscarlo a Emperador Juan y lo quebró en el disco. Fue un final de bandera verde. Tercero, a tres cuartos cuerpos, quedó Suertudo Inc. El ganador hizo un tiempo de 1’26″33 para los 1.400 metros y pagó un sport de 2,05 pesos.
El final apasionante y la adrenalina de esperar el resultado final fue el común denominador de una prueba que tuvo todos los condimentos. Grandes caballos para una gran competencia.
Las otras carreras
La primera prueba fue un monólogo de Amigo Nahuel. José Luis Morales estuvo en la silla. El vencedor hizo un tiempo de 1’40″12 para recorrer los 1.600 metros. A cinco cuerpos finalizó Envy Madrugador. Pagó un sport de $5,45.
Lanpu fue el amo y señor de segunda. El caballo del stud El Vagabundo de Mendoza le ganó por dos cuerpos y medio a El Loco Rubén. Ramiro Camilletti lo llevó a la victoria en 1’13″32 para los 1.200 metros. El sport fue de $2,10.
La tercera competencia fue para Soy Feliz. Damián Ledesma fue el jockey. El pupilo de Edilberto Cantero clavó los relojes en 1’12″13 para los 1.200 metros. Consistent Bread terminó segundo a un cuerpo y tres cuartos.
Bauty Perfect fue el dueño de la quinta prueba. Gerardo Tempesti Villalonga estuvo en la monta. Hizo un tiempo de 59″26 para la recta. Aventajó por un cuerpo a El Gaby Shiner. Pagó un sport de 3,10 pesos.

Deja un comentario