Son viviendas que habían quedado paralizadas en la gestión anterior y el actual Gobierno provincial reactivó en noviembre de 2016.

“Ahora están finalizando los últimos detalles, expresó Antonio Perreti, durante una entrevista con la Agencia de Noticias.

El funcionario recordó que retomaron la construcción cuando las casas tenía sólo un 40 por ciento de avance y ya mostraban rastros de deterioro.
Los nuevos hogares a estrenar tendrán techos a dos aguas y tejas, servicio de agua potable, luz y cloacas. El barrio contará una planta propia para el tratamiento de los efluentes cloacales.

Deja un comentario