Tenía 47 años y vivía en Villa Mercedes. Trabajaba en el desmonte de un campo cuando sufrió el accidente.

Roque Antonio Mariño, de 47 años, murió el miércoles en la Estancia “La Mimosa”, a unos siete kilómetros de Cortaderas. El hombre era empleado de la empresa Mapa S.R.L, dedicada al desmonte, y manejaba una topadora cuando sufrió un accidente: cayó sobre la máquina y su cabeza golpeó con la oruga. Aunque tenía domicilio legal en Fraga, Roque vivía en Villa Mercedes, precisaron fuentes policiales.
“Sufrió fuertes golpes en el cráneo y perdió parte de la masa encefálica. Lo encontró, alrededor de las 14, un mecánico del campo que fue a llevarle el almuerzo. Pero habría muerto unas dos horas antes, inmediatamente después de caer de la máquina”, dijo el subcomisario Silvio Godoy, jefe de la Subcomisaría 22º que está a cargo de la investigación.
Y detalló que Mariño conducía la topadora marcha atrás cuando cayó. La máquina avanzó unos 200 metros más antes de detenerse.
El caso está en manos de la jueza Patricia Susana Besso, titular del Juzgado Penal de Concarán.

Deja un comentario