Más de 300 personas recorrieron el centro puntano en reclamo por la quita de más de 70 mil pensiones por invalidez en el país.

Hombres y mujeres de todas las edades se manifestaron ayer en el centro de San Luis para protestar por la quita de pensiones realizadas por el gobierno nacional, que en lo que va del año ya se acerca a las 70 mil bajas. La marcha fue organizada por docentes y estudiantes autoconvocados de la Universidad Nacional de San Luis, pero familias enteras se sumaron, alcanzando más de 300 asistentes.

Algunos sufrían discapacidades como Marta Ortíz, una estudiante de Letras que asiste en la UNSL en su silla de ruedas. “Nuestra vicepresidenta Michetti, que es discapacitada ¿Qué hace?”, dijo la mujer, que a pesar de sus dificultades salió a la calle a reclamar. “Primero revisemos y después tomemos medidas. Es lo lógico, es sentido común”, agregó.

“Es una vergüenza que los diputados aumentan sus sueldos y que se le quite las pensiones a los discapacitados”, apuntó Ana Masi, docente de Sociología del Profesorado en Educación Especial, de la UNSL y una de las profesoras de la convocatoria. “Es un abuso aberrante, como para que nosotros no salgamos a reclamar”, remarcó.

La pancarta principal que lideraba la concentración expresaba “Nada sobre nosotros sin nosotros”, el lema de la Convención sobre los Derechos de la Discapacidad aprobada por la ONU en 2006, una frase que parece ser la motivación principal de las manifestaciones que se replicaron en todo el país, incluido San Luis.

Deja un comentario