La policía puntana interceptó el auto de Aumada en la avenida Centenario.

El boxeador Marco Antonio “El Flaco” Aumada pasó un mal trance el viernes, cuando oficiales de la división Lucha Contra el Narcotráfico lo sorprendieron en posesión de una importante cantidad de cocaína. Si bien la peor parte ya pasó, porque el juez federal de San Luis ordenó, poco después, que lo dejaran en libertad, la complicación para el púgil todavía no terminó, porque seguramente tendrá que presentarse más adelante ante la Justicia, para explicar por qué y, sobre todo, para qué, tenía esa cantidad de droga en su poder.

“El Flaco”, profesional de la categoría Crucero, fue interceptado a las dos de la tarde, en la avenida Centenario al 300, en la zona este de San Luis, cuando iba en un Renault 11 junto a otros dos hombres y un menor.

“El personal estaba haciendo tarea de prevención y al ver un vehículo con cuatro ocupantes decidió pararlos, identificarlos y requisarlos; el procedimiento no fue parte de una investigación previa”, sostuvo el subjefe del Departamento Lucha Contra el Narcotráfico, comisario inspector Armando Zavala.

El policía no quiso revelar la identidad del apresado, pero otras fuentes confirmaron que se trataba de Aumada, ya que el boxeador tiene cierta notoriedad y lo identificaron cuando la Policía llevaba a cabo el procedimiento. Además, confirmaron que el auto es del padre de “El Flaco”.

En su poder tenía 42 dosis de cocaína, que puestas en la calle rondan los 18 mil pesos.

Deja un comentario