Los contagios de covid-19 «se propagan rápidamente» en China, advirtió ayer un reputado epidemiólogo consejero del Gobierno, tras la decisión de Pekín de abandonar su política de «cero covid».

Las autoridades sanitarias chinas anunciaron el miércoles una flexibilización general de las restricciones anticovid, tras las manifestaciones históricas contra las medidas, y también como estrategia para relanzar la segunda economía mundial.

Con el fin de los test PCR sistemáticos y a gran escala y la posibilidad de aislarse en casa en los casos leves y asintomáticos, el país está registrando cifras máximas de infecciones.

«Actualmente, la epidemia en China (…) se propaga rápidamente, y en estas circunstancias, sea cual sea la fuerza de la prevención o del control, será difícil cortar completamente la cadena de transmisión» del virus, alertó Zhong Nanshan, uno de los principales expertos sanitarios que aconseja al Gobierno desde el inicio de la pandemia, en una entrevista a los medios estatales publicada ayer.

«Las subvariantes actuales de Ómicron (…) son muy contagiosas», agregó. «Una persona la puede transmitir a 22 personas», precisó.

El país se enfrenta a una ola de contagios para la que está mal preparado, con millones de personas mayores que siguen sin estar completamente vacunadas y hospitales sin la capacidad para acoger a tantos pacientes.

Este domingo, en Pekín, se formaron largas filas delante de las farmacias para almacenar medicamentos contra la fiebre y test de antígenos.

«Tengo miedo de salir», dijo Liu Cheng, una madre de dos hijos que vive en el centro de la capital china. «Muchos» de sus amigos tienen síntomas o dieron positivo, agregó.

Share.