El Ministerio de Salud peruano informó que otras 171 personas fueron hospitalizadas o atendidas como resultado de lesiones o problemas sufridos en las marchas en apoyo al destituido presidente Castillo.

Al menos 71 personas fueron detenidas y 216 policías resultaron heridos en las protestas que sacuden a Perú desde la semana pasada en apoyo al destituido expresidente Pedro Castillo, que además provocaron 8 víctimas fatales, informaron este jueves las autoridades peruanas.

El Ministerio de Salud dijo el miércoles a la noche que 171 personas fueron hospitalizadas o atendidas como resultado de lesiones o problemas sufridos en las protestas, incluyendo a 19 que seguían hospitalizadas y 152 que ya habían recibido el alta médica.

La cartera dijo en Twitter que movilizó a 53 profesionales de la salud y 13 ambulancias para atender a afectados por protestas en las regiones de Apurímac y Arequipa, en el sur, Huancavelica, en el centro-sur, y La Libertad, en el norte, así como en la ciudad de Lima.

Funcionarios o autoridades de la Policía han informado de ocho muertos hasta ahora en las protestas. RPP informó en la noche del miércoles una novena muerte, pero aún no ha sido confirmada por autoridades regionales ni estatales.

Por su parte, el ministro del Interior, César Cervantes, dijo a una radio que 216 policías resultaron heridos en las protestas, que comenzaron el jueves pasado, al día siguiente de la destitución de Castillo y su reemplazo por su vicepresidenta Dina Boluarte.

El ministro agregó que 216 dependencias públicas fueron destruidas y que 71 personas estaban detenidas por distintos presuntos delitos cometidos en su participación en las manifestaciones.

«Hay 216 policías heridos, de los cuales cuatro están graves, uno se encuentra en UCI», dijo en la noche del miércoles a la radio RPP.

Entre los 16 «locales públicos» destruidos hay «sedes de Fiscalía, comisarías, Poder Judicial», prosiguió.

«Tenemos 71 intervenidos y 40 daños a la propiedad», agregó.

Cervantes sostuvo que, con el estado de sitio por 30 días en todo el territorio nacional, que comenzó a regir este jueves, quienes se reúnan para acciones de protesta serán detenidos por la Policía y las Fuerzas Armadas.

El estado de sitio «dará el sustento jurídico a la Policía y las Fuerzas Armadas en la aplicación de determinados derechos que lo va a fortalecer. Vale decir si la inviolabilidad de domicilio, si ven que están reunidos para hacer acciones de protesta, ya no necesitan de una orden judicial» para detener a esas personas, enfatizó.

Más temprano, el presidente del Consejo de Ministros, Pedro Angulo, aseguró que no habrá toque de queda junto al estado de sitio pero que podría ser decretado en ciertos lugares en situaciones específicas si fuera necesario.

«El toque de queda va a ser situacional. Se circunscribe allí donde sea necesario. Si viéramos un aeropuerto que es tomado definitivamente allí se tomará esa medida y para recuperarlo», expresó en declaraciones a RPP.

Autoridades estatales o regionales han informado de ocho muertos hasta ahora en las protestas. La Defensoría del Pueblo ha identificado a seis de ellos.

RPP informó en la noche del miércoles de un noveno muerto, un manifestante atropellado por un camión en un corte de ruta en La Libertad. La radio citó a un líder campesino de la región donde ocurrió el fallecimiento.

Share.