El presidente de la FIFA, el suizo Gianni Infantino, pedirá a todos los países con representación en la entidad que tengan al menos un estadio en su territorio con el nombre «Pelé», en homenaje a la leyenda brasileña fallecida el jueves pasado en San Pablo.

El máximo dirigente del fútbol hizo esa propuesta en un breve contacto con los medios apostados en el estadio del club Santos para la cobertura del funeral del astro, que se desarrollará por 24 horas antes del entierro en el Memorial Necrópole Ecuménica.

«Vamos a pedir que todos los países del mundo tengan al menos un estadio con el nombre de Pelé para que los niños conozcan su importancia», adelantó Infantino en honor al tricampeón mundial con el seleccionado de Brasil (1958, 1962 y 1970).

Consultado por sus sensaciones al conocer la noticia de la muerte, el titular de la FIFA confesó: «Mucha emoción, tristeza, pero también sonrisas porque (Pelé) nos regaló muchas sonrisas. Pediremos que todo el mundo respete un minuto de silencio».

Infantino se mostró muy activo en el velorio de O Rei, presentando su respetos con la viuda Marcia Aoki y los hijos del exfutbolista, Kelly Cristina y Edinho, con quienes luego habló más distendidamente. El presidente de la FIFA estuvo acompañado por su par de la Conmebol, el paraguayo Alejandro Domínguez mientras que también habló con representantes de diferentes embajadas que asistieron al estadio.

Los partidos de las grandes ligas europeas del pasado fin de semana estuvieron precedidos por un respetuoso recuerdo de la leyenda Édson Arantes do Nascimento, cuya vida se apagó el jueves a los 82 años en el hospital Albert Einstein de San Pablo, donde permanecía internado con cuidados paliativos tras una extensa lucha contra un cáncer de colon.

El funeral de Pelé comenzó este lunes a las 10 de la mañana (hora brasileña) pero desde varias horas antes miles de brasileños formaban filas para el ingreso al recinto, en medio de un fuerte operativo de seguridad.

Share.