El presidente Alberto Fernández recibirá el próximo sábado al canciller alemán Olaf Scholz, quien visitará la Argentina en el marco de una gira que también lo llevará a Brasil y Chile y que servirá para analizar acuerdos sobre energía, alimentos y agroindustria.

Scholz arribará el mismo sábado, a las 17.30, y en el aeropuerto internacional de Ezeiza será recibido por el canciller Santiago Cafiero. De allí se dirigirán a la Plaza San Martín, en el barrio porteño de Retiro, donde el funcionario germano colocará una ofrenda floral en el monumento al Libertador General Don José de San Martín. A las 18.45 el canciller alemán cruzará hacia el Palacio San Martín, sede de la Cancillería, donde lo recibirá Fernández.

En ese marco, ambos mandatarios mantendrán una reunión bilateral y luego habrá un encuentro con empresarios en el que estará el ministro de Economía, Sergio Massa, quien viene trabajando por estas horas en acuerdos económicos.

La reunión entre Fernández y Scholz versará sobre el especial interés de Alemania por energía, alimentos y agroindustria, indicaron fuentes consultadas por Télam.

Posteriormente habrá una conferencia de prensa conjunta y luego se realizará la cena oficial, todo en el Palacio San Martín. El canciller alemán estará acompañado por una comitiva de 70 personas, entre ellas 30 empresarios y 25 periodistas.

En el Gobierno destacan el gesto de Scholz de privilegiar a la Argentina en su visita a la región, que se completará con reuniones que mantendrá con los presidentes de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva; y de Chile, Gabriel Boric.

La portavoz presidencial, Gabriela Cerruti, dijo en la habitual conferencia de prensa que Scholz «viene acompañado por un grupo muy importante de empresarios de primera línea» y que «van a tener una reunión con el presidente Alberto Fernández, el canciller Santiago Cafiero y el ministro de Economía, Sergio Massa».

Cerruti agregó que el objetivo de la visita es «avanzar en acuerdos para futuras inversiones en nuestro país y que podamos seguir desarrollándonos en aquellos temas importantes para Europa como el de las energías de transición, como el hidrógeno verde y el gas».

Será el tercer encuentro de Fernández con Schloz, el primero en suelo latinoamericano.

El primero fue el 11 de mayo pasado en Berlín, oportunidad en la cual Scholz definió a la Argentina como «un socio fiable» y donde coincidieron en condenar «la agresión» militar de Rusia a Ucrania, al considerar además que las consecuencias de ese conflicto impactan en una suba de los precios internacionales de los alimentos y la energía que repercuten en todo el mundo.

«Saludo la decisión del Presidente de ponerse del lado de las víctimas», remarcó el canciller germano sobre Fernández en aquella oportunidad, en el marco de una declaración conjunta a la prensa que ofrecieron tras la reunión que mantuvieron en Berlín.

«Los coletazos de la guerra repercuten en todo el mundo y particularmente en América latina y otros países en vías de desarrollo. Los precios de los alimentos han aumentado al igual que los de la energía. Esto no solo es un problema de Rusia y la OTAN, si no que afecta a todo el mundo. Es necesario un cese al fuego que debe lograrse en un ámbito de discusión», había expresado por su parte Fernández.

«Lo importante es avanzar en los acuerdos entre Europa y el Mercosur. Tenemos que empezar por lograr acuerdos en los cultural y en lo científico para no quedarnos en el tema del proteccionismo. Tenemos que profundizar nuestros vínculos», había propuesto además el mandatario argentino.

La segunda reunión fue el 27 de junio en la Cumbre del G7 que se desarrolló en el complejo Schloss Elmau, en el distrito bávaro de Garmisch-Partenkirchen, a unos 100 kilómetros de Munich.

Durante aquel encuentro los líderes analizaron el impacto que provoca el conflicto en Ucrania en la producción, distribución y el mercado de alimentos, al dialogar sobre la agenda de cambio climático, seguridad alimentaria y energía, que el G7 estableció como temas prioritarios.

El jefe de Estado argentino había agradecido a Scholz la invitación que le hiciera personalmente el 11 de mayo para participar del foro del G7, y confirmó que ambos países «comparten valores democráticos y de solidaridad internacional», además de destacar que el multilateralismo y el diálogo son las principales herramientas para seguir enfrentando los múltiples desafíos globales.

Hace casi seis años que no visita la Argentina un canciller alemán, luego de que Angela Merkel lo hiciera en visita oficial el 8 de junio de 2017.

Share.