El canciller alemán destacó al reunirse con el presidente brasileño que “Tenemos un gran objetivo en común, que es avanzar en la protección climática y proteger la selva amazónica”.

Alemania está lista para “contribuir” a proteger la Amazonia brasileña mediante ayuda financiera a Brasil, afirmó este lunes el jefe del gobierno alemán, el canciller federal Olaf Scholz, tras visitar al presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva.

“Tenemos un gran objetivo en común, que es avanzar en la protección climática, proteger la selva amazónica y eso solo es posible con cooperación”, argumentó Scholz en la conferencia de prensa que ambos mandatarios dieron juntos tras su encuentro.

La ayuda financiera fue cuantificada en 217 millones de dólares por la ministra de Cooperación de Alemania, Svenja Schulze, tras reunirse más temprano con la ministra de Medio Ambiente de Brasil, Marina Silva.

Schulze y Silva ratificaron la liberación, ya anunciada por Berlín, de 38 millones de dólares para el Fondo Amazonia, que serán destinados a proyectos de preservación ambiental que estaban congelados desde 2019.

Tanto Alemania como Noruega habían interrumpido su cooperación a ese fondo debido a la falta de compromiso del entonces presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, con la protección de la flora.

“Esta relación que tenemos sobrevivió a años difíciles y ahora queremos contribuir con nuestro conocimiento y poner a disposición recursos”, subrayó Schulze en una conferencia de prensa junto a Silva.

Asimismo, Alemania comprometió ayudas por 33,6 millones de dólares a estados amazónicos brasileños para “proyectos de protección y uso sustentable de la flora”, y un préstamo de 87 millones a tasas bajas para que agricultores reforesten sus tierras, detalló Schulze.

La cooperación incluirá además un fondo “garante de eficiencia energética” para empresas pequeñas y medianas por 32 millones de dólares y dos proyectos de “cadenas de abastecimiento sustentable” por 9,7 millones.

El canciller alemán, Olaf Scholz, viajó hacia Brasil. Foto: AFP

Por otra parte, se acordó un proyecto de “consultoría para el fomento de energía renovables en la industria y los transportes” por 5,7 millones de dólares y el financiamiento de una iniciativa de “reforestación de áreas degradadas” por 14,2 millones, según un comunicado de la embajada alemana citado por la agencia de noticias AFP.

“Brasil es el pulmón del mundo; si tiene problemas, todos tenemos que ayudar”, justificó Schulze.

“Es una gran suma y continuaremos cooperando en ese sentido”, sostuvo Scholz más tarde.

Mientras tanto, Lula fue consultado por los periodistas acerca de la posición brasileña sobre la guerra entre Ucrania y Rusia, y ratificó que no enviará municiones a Kiev.

“Brasil no tiene interés en enviar municiones para que sean utilizadas entre Rusia y Ucrania; Brasil es un país de paz”, respondió el mandatario.

“Brasil no quiere tener ninguna participación, ni indirecta, porque creo que en este instante del mundo deberíamos estar buscando quién puede ayudar a encontrar la paz entre Rusia y Ucrania”, agregó Lula, según la agencia Sputnik.

Share.