Anne Hidalgo (foto), la alcaldesa de París, ciudad anfitriona de los Juegos Olímpicos de 2024, decidió adoptar la línea dura defendida por Kiev mostrándose favorable a la exclusión de los deportistas rusos «mientras haya guerra» en Ucrania. Aunque una decisión de ese tipo únicamente puede ser adoptada por el Comité Olímpico Internacional (COI), la regidora parisina manifestó su oposición a la presencia de deportistas rusos en los Juegos de la capital francesa, el martes en declaraciones a la radio France Info.

Al final, «corresponde al COI decidir», admitió Hidalgo, cuya postura ha evolucionado desde finales de enero, cuando se mostró favorable a su participación «bajo bandera neutral» para «no privar a los deportistas de su competición». Un compromiso que considera ahora «totalmente indecente». La bandera neutral, «eso no existe realmente», estimó Hidalgo, estableciendo una distinción con «los rusos disidentes que quieren desfilar bajo una bandera de refugiados».

La postura del COI

El dossier es políticamente inflamable: a finales de enero, el presidente ucraniano Volodímir Zelenski había exigido ante su homólogo francés Emmanuel Macron que los rusos fuesen excluidos de los próximos Juegos Olímpicos. Pero, cerca de un año después de la invasión de Ucrania por Rusia, el Comité Olímpico Internacional (COI) ha diseñado una hoja de ruta para reintegrarlos, estimando que «ningún deportista debería ser privado de la competición sobre la única base de su pasaporte». A pesar de los repetidos llamados de Ucrania a excluir a rusos y bielorrusos (país aliado de Moscú), el COI declaró que estudiará la posibilidad de autorizarlos bajo bandera neutral.

Share.