Apenas un día después de determinarse la condena por el asesinato de Fernando Báez Sosa, se conoció un episodio similar en la provincia de Corrientes que casi termina con la vida de otra persona a raíz de un ataque en patota.

Se trata de Leonardo Chávez, un hombre de 31 años que fue emboscado el pasado 29 de enero por un grupo de jóvenes aparentemente de un club de rugby, a la salida del Corsódromo Nolo Alías de la capital correntina. La escena quedó filmada con un celular y se viralizó en redes sociales.

Tras el hecho, Leonardo habló con una radio local y narró cómo fue el ataque: «Al salir del corsódromo, se acercó un joven y me arrojó un puñetazo, sumándose otros que estaban con él», comenzó.

La víctima explicó que luego del primer golpe «en inferioridad numérica, fui derribado y siguieron los puñetazos y las patadas. Mi dos amigos trataron de apartar a los agresores. En esas circunstancias, uno de ellos se acercó y me pateó en la cabeza. Perdí unos dientes. Lo único que atiné fue cubrirme la cabeza».

En las imágenes se puede observar a uno de los atacantes (vestido con remera negra) que patea la cabeza de Chávez mientras se encuentra en el piso. La patada, sin dudas, recuerda a la que recibió Fernando Báez Sosa de parte de Máximo Thomsen, quien ayer fue sentenciado a prisión perpetua por el crimen del joven estudiante de abogacía.

«Por los severos traumatismos en la cabeza, debo seguir un tratamiento y también llevará tiempo la asistencia del odontólogo para reparar mi dentadura. No fuimos a pelear ni tuvimos problemas en el corso«, dijo Chávez.

Por su parte, Rubén Leiva, abogado del damnificado dijo que estuvo «realizando unas consultas sobre las cámaras de seguridad del corsódromo. Vamos a pedir las copias de los videos. El objetivo es identificar al muchacho que pateó en la cabeza a Chávez. Fue una patada criminal», sentenció.

Share.