El Congreso español aprobó este jueves definitivamente una ley que autoriza la libre autodeterminación de género, tras meses de debate en el seno del Gobierno progresista del presidente Pedro Sánchez.

La norma, aprobada por una amplia mayoría de los diputados, abre la puerta a que cualquier persona a partir de los 16 años cambie libremente de género mediante un sencillo procedimiento administrativo.

Iniciativa insignia del partido de izquierda Podemos, socio minoritario en el gobierno de los socialistas de Sánchez, la conocida como «ley trans» fue aprobada en primera lectura en el Congreso de los Diputados en diciembre y validada por el Senado hace una semana.

Ya no serán necesarios los requisitos exigidos hasta ahora: un informe médico que diagnostique disforia de género y una prueba de tratamiento hormonal por dos años, informó la agencia de noticias AFP.

Los jóvenes entre 14 y 16 años necesitarán acompañamiento de sus tutores legales y entre 12 y 14, una autorización judicial.

Reforma de ley del aborto

Los diputados españoles aprobaron también, de manera definitiva, una reforma de la ley del aborto que devuelve el derecho a la interrupción del embarazo a las menores de 16 y 17 años sin necesidad de contar con permiso paterno.

Además, la norma elimina los llamados tres días de reflexión, garantiza que se pueda llevar a cabo en hospitales públicos y blinda el aborto frente a protocolos antiabortistas como uno que propuso el partido de extrema derecha Vox en Castilla y León.

La reforma de la ley del aborto era impulsada por los gobernantes partidos socialdemócrata PSOE, del presidente Pedro Sánchez, y de izquierda Podemos, y aprobada con sus votos y los de las formaciones aliadas.

En contra votaron Vox y el derechista Partido Popular (PP), la principal fuerza opositora, que fue el que quitó el derecho a las menores de 16 y 17 años que no tuvieran permiso paterno, en 2015, cuando gobernaba.

En total, la ley recibió 185 votos a favor, 154 en contra y 3 abstenciones, informó la agencia de noticias Europa Press.

Irene Montero, ministra de Igualdad. / Foto: Twitter.

«Recuperamos el derecho que hurtaron a las mujeres jóvenes de 16 y 17 años a decidir sobre su propio cuerpo», dijo la ministra de Igualdad, Irene Montero, de Podemos.

«Compartiendo ese proceso con sus familias, sus seres queridos, con quien quieran, pero siendo ellas y solo ellas las que deciden», agregó.

La ministra dijo que el Estado manda así «un mensaje contundente a las mujeres: que creemos y respetamos sus decisiones».

Durante su intervención en la sesión plenaria, Montero también ha honrado la memoria a todas las mujeres que «han puesto el cuerpo» por defender el derecho al aborto.

«Justa Montero, Begoña Sanjosé, las asambleas feministas, el tren de la libertad», dijo, y especialmente, recordó a la primera ministra de Igualdad de la democracia, Bibiana Aído (2008-2010), del PSOE.

Montero reivindicó que, con esta ley, los «hijos, hijas e hijes» tendrán derecho a educarse «en el respeto a la diversidad de los cuerpos, las orientaciones sexuales y las identidades de género», unas declaraciones que han despertado risas en la bancada de la derecha.

«Es impresionante cómo no son capaces de acercarse ni siquiera con respeto a la realidad de gente que simplemente están pidiendo poder existir y que se les reconozca sin burla, sin discriminación», les recriminó.

La diputada del PP Marta González criticó lo que llamó «lunática voluntad del Ministerio de Igualdad por dejar su impronta» con la reforma de la ley del aborto, que tachó de «innecesaria, inoportuna e inesperada».

La diputada de Vox Lourdes Méndez dijo que es «sadismo» que «se sancione con cárcel a quien mate una rata mientras se puede matar libremente a un niño en el seno de su madre».

Share.