El ministro de Economía, Sergio Massa, anunció este martes la creación de un programa para compensar a los productores que puedan ser afectados por la influenza o gripe aviar, en el marco de una inversión de más 1000 millones de pesos para reforzar la prevención de la enfermedad en el circuito comercial, al tiempo que aclaró que la misma no afecta al proceso de producción o consumo.

«Es una lucha cuerpo a cuerpo, estamos tratando de identificar donde está y la verdad es que la comunidad y todos los organismos que trabajan con nosotros y que tienen una distribución territorial nos están avisando donde aparecen animales muertos o algunas sintomatologías extrañas en el animal», señaló la presidenta del Senasa, Diana Guillen, en conferencia de prensa junto al ministro de Economía.

La funcionaria resaltó: «Queremos recalcar a la población que no debe agarrar los animales que estén muertos o que vean con sintomatología extraña, ya que la enfermedad no se contagia si no se manipula un animal enfermo».

Tras revelar la decisión del Gobierno de poner en «máximo alerta» a todo el sistema sanitario en relación a la influenza aviar, Massa señaló que se trata de un «programa coordinado de barrera sanitaria que permita seguir abasteciendo los mercados interno y externo».

El secretario de Agricultura, Juan José Bahillo, precisó que se dispuso un refuerzo presupuestario de 909 millones de pesos para mejorar la presencia y el control territorial de la influenza aviar y una compensación económica para la reposición de aves afectadas.

«Se ha decidido un refuerzo presupuestario para hacer una inversión en el marco del programa contra la Influenza aviar, de 909 millones de pesos que comprende equipamiento de laboratorio, insumos de laboratorio, equipamiento para movilidad, equipamiento informático, gastos de difusión, un refuerzo también en todo lo que es recursos humanos para poder tener mejor presencia y control territorial”, indicó.

Además, el funcionario anunció una compensación económica para la reposición de aves afectadas. “Esto tiene que recomponer la situación económica de todo aquel productor, vecino, productor rural que vea afectada su economía, ya que por ahora las aves traspatio o aves silvestres o de consumo familiar que se han detectado, y que se procede obviamente a su sacrificio, vamos a compensar económicamente la reposición de estas aves, de estas unidades, porque queremos transmitir tranquilidad”, destacó el funcionario.

Más tarde, Guillen explicó que «el éxito está en detectar lo más rápidamente que podamos las aves afectadas para que podamos proceder con las medidas de control que se deben realizar cuando aparecen aves aves afectadas en algún foco». «Por lo tanto -completó- lo que deben hacer inmediatamente es avisar al Senasa y el Senasa retirará con medidas de seguridad los animales y procederemos a hacer los análisis para corroborar si es influenza o es otra razón lo que ha provocado la muerte de esos animales», concluyó.

 

Share.