Boca no tuvo piedad ante Patronato y se consagró campeón de la Supercopa Argentina tras golear 3-0 con un superlativo Darío Benedetto, en un atractivo encuentro disputado en Santiago del Estero. El delantero hizo los tres goles y le dio el triunfo al conjunto «Xeneize».

El equipo de Hugo Ibarra sumó su segunda Supercopa Argentina, y se convirtió en el club más ganador del fútbol argentino en torneos locales con 52 conquistas (35 ligas y 17 copas), dejando en segundo lugar a su eterno rival, River.

Además, estiró la ventaja entre cosechas nacionales e internacionales con 74 logros (52 locales y 22 extranjeros) frente a los 69 (51 y 18) que tiene River.

El encuentro tuvo un inicio claro con las posturas de ambos equipos: Boca se adueñó del protagonismo y manejó las acciones más concretas, mientras que Patronato apeló a un juego compacto y friccionado.

Sebastián Villa, Luca Langoni y Benedetto fueron los encargados de liderar el ataque y mayores exponentes del equipo comandado por Ibarra. Cuando Patronato insinuó lastimar con unos tímidos avances, y brindó muestras de no poder ser doblegado, llegó la gran polémica de la noche: Langoni envió un centro, la pelota pasó a todos, pero dio en la mano del defensor Matías Ruiz Díaz, por lo que Andrés Merlos sancionó el penal, pero posteriormente la pena máxima fue anulada ya que desde el VAR advirtieron un polémico fuera de juego.

Lejos de afectar anímicamente al equipo, en la acción siguiente, tras una buena triangulación, Figal a puro enganche fabricó una asistencia espectacular para Benedetto, quien con remate fulminante marcó el 1-0 y cortó su sequía goleadora de cinco meses.

En el complemento, Benedetto no perdió la oportunidad de hacer estragos, y sólo necesitó de un cuarto de hora para marcar dos tantos y así sentenciar su hat-trick: una mala salida del arquero Salvá permitió el cabezazo para el 2-0, y luego selló el resultado tras un pase del colombiano Frank Fabra.

El partido continuó su curso hasta el final con un monólogo de Boca, ya que no sufrió, generó un sin fin de ocasiones que no lograron concretarse en el marcador por la labor del arquero de Patronato, y manejó lo hilos hasta que consumó el triunfo y un nuevo título para su historia.

Share.