El Gobierno anunció este lunes un canje de deuda por más de 7 billones de pesos. La medida permite pasar los vencimientos de marzo, abril, mayo y junio de este año para 2024 y 2025 y limita la posibilidad de especulación del mercado con los pasivos en moneda local. El acuerdo fue sellado en un encuentro entre el ministro de Economía, Sergio Massa, y referentes de los bancos. El canje de deuda será implementado el próximo jueves con liquidación el martes de la siguiente semana.

Se ofrecerán dos alternativas a los inversores. La primera es adquirir bonos atados exclusivamente a la inflación. La segunda, adquirir una canasta de activos con un porcentaje de bonos duales, que ajustan por inflación o por tipo de cambio oficial, según lo que suba más.

La primera opción de instrumentos estará formada por 30 por ciento del nuevo bono CER con vencimiento en abril de 2024, un 40 por ciento del nuevo bono CER con vencimiento en octubre de 2024 y otro 30 por ciento del mismo activo con vencimiento en febrero de 2025. La segunda alternativa está formada por un 30 por ciento de bono Dual con vencimiento en febrero de 2024, 40 por ciento de nuevo bono CER con vencimiento en octubre 2024 y un 30 por ciento del nevo bono CER con vencimiento en febrero de 2025.

Incertidumbre electoral

Una de las prioridades del equipo económico en la negociación era evitar que se genere incertidumbre e intranquilidad financiera en la medida que se acercan las elecciones presidenciales. En la elección anterior, el exministro de Economía del macrismo, Hernán Lacunza, no consiguió manejar las expectativas y declaró el default de la deuda en pesos en 2019.

Uno de los puntos importantes del acuerdo es que se reducirá el peso de los bonos atados al tipo de cambio (es decir, los denominados dollar linked) permitiendo dar señales que no habrá un proceso de devaluación brusca en los próximos meses.

En el encuentro con los banqueros, Massa dijo que “el dato más relevante de este canje voluntario es que rompe esa idea de que Argentina está todas las semanas a la puerta de un reperfilamiento de la deuda. Despejar las dudas es fundamental para el sistema financiero, el Estado y la tranquilidad de los ahorristas».

El acuerdo

En detalle, el acuerdo con las entidades financieras, aseguradoras y fondos comunes de inversión permite postergar vencimientos de deuda en moneda local de los próximos meses, por una cifra superior a los 7 billones de pesos. Estas deudas pasarán a pagarse entre 2024 y 2025.

De los más de 7 billones de pesos que tenían fecha de vencimiento en los próximos meses (previo al anuncio del canje), el 37 por ciento estarían en manos del Banco Central, del Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la Anses y de bancos estatales (sin riesgo por ser deuda con el propio sector público). El 44 por ciento lo tendrían bancos privados, FCI, aseguradoras y fondos extranjeros, mientras que el 19 por ciento restante estaría en poder de empresas, individuos y otros entes públicos.

Los inversores tendrían la posibilidad de entrar al canje eligiendo entre la canasta de títulos ajustados plenamente a la inflación o con una parte vinculada al tipo de cambio, a través del componente de bonos duales. Además, en la negociación del canje también podría incluirse que el Banco Central ofrezca un seguro de liquidez, ante una necesidad de vender los títulos. Ese instrumento ya se implementó previamente para sostener el precio de los bonos.

El Gobierno ya había realizado un canje de deuda en pesos por 3 billones de pesos a comienzos de este año, de los cuales 800 mil millones de pesos estaban en manos del sector privado. Con esto, en el primer trimestre del año los vencimientos habían quedado despejados, pero la carga de pagos era elevada para el segundo trimestre, con vencimientos de más de 1 billón de pesos al mes con acreedores del sector privado.

Share.