La Reserva Federal de los Estados Unidos decidió este miércoles en Washington incrementar la tasa de interés de referencia en 25 puntos básicos y adelantó la posibilidad de poner un freno a nuevas subas debido a la reciente crisis bancaria desatada y ante eventuales complicaciones en el sistema. De esta manera, su indicador de tasa de interés se ubica en un rango de entre 4,75 y 5 por ciento. «Restaurar la estabilidad de precios es esencial para allanar el camino para lograr el máximo empleo y precios estables a largo plazo», aseguró Jerome Powell, titular de la entidad. El Comité Federal del Mercado Abierto indicó que «el sistema bancario estadounidense es sólido y resistente y es probable que los desarrollos recientes resulten en condiciones crediticias más estrictas para los hogares y las empresas y que pesen sobre la actividad económica, la contratación y la inflación». «El alcance de estos efectos es incierto. El Comité permanece muy atento a los riesgos de inflación por lo que se busca lograr el máximo empleo e inflación a una tasa del 2 por ciento a largo plazo», agregó el comunicado.

Share.