Es la primera visita de estado del nuevo monarca británico después de que tuviera que suspender su viaje a París por las protestas contra la reforma de las pensiones.

Alemania recibe este miércoles (29.03.2023) al rey Carlos III de Inglaterra y a su esposa Camila en su primera visita de Estado al extranjero desde su acceso al trono. La embajadora británica en Berlín, Jill Gallard, destacó la importancia que Londres concede a este viaje. «Esta visita fue recomendada por el gobierno británico», dijo en la emisora de radio pública Deutschlandfunk por la mañana. «Y no es casualidad que esta sea la primera visita a Europa».

La visita de la pareja real debería enviar una señal de cohesión: Reino Unido ha salido de la UE, pero no de Europa, dijo Gallard. En vista de la guerra de agresión rusa en Ucrania, «los alemanes, los británicos, los europeos» han trabajado en estrecha colaboración para apoyar a Kiev, destacó. El modo de afrontar la política energética es también otro de los objetivos comunes, apuntó.

Se espera que Carlos III llegue esta tarde a Berlín y se quedará en Alemania hasta el viernes, tiempo en el que también visitará Hamburgo. En un principio estaba previsto que la pareja real visitara primero Francia, antes de Alemania, pero ese viaje tuvo que cancelarse debido a las protestas contra una impopular reforma de las pensiones que sacuden al país.

En Berlín, el barrio del Bundestag (el parlamento federal) y los alrededores de la Puerta de Brandeburgo, incluida la famosa avenida Unter den Linden, se engalanaron con banderas británicas para recibir al soberano y la reina consorte, cuya llegada está prevista sobre las dos de la tarde a la parte militar del Aeropuerto de Berlín. Una hora más tarde recorrerán la Puerta de Brandeburgo y serán recibidos por el presidente federal, Frank-Walter Steinmeier, que a las cuatro de la tarde dará un discurso de bienvenida.

«Nosotros en Alemania, nosotros en Europa, queremos vínculos estrechos con el Reino Unido, incluso después del Brexit», dijo previamente Steinmeier. Será la primera vez que un invitado de Estado reciba honores militares al pie de la emblemática Puerta de Brandeburgo, símbolo de la división de la ciudad durante tres décadas. «La pareja real pidió hablar directamente con los berlineses», dijo el director de la policía, Thomas Drechsler, a los medios alemanes, aunque sólo 1.500 espectadores podrán ingresar a la zona.

El jueves, Carlos III se reunirá con el canciller Olaf Scholz, visitará un mercado con la alcaldesa de la ciudad, pronunciará un discurso ante los diputados y se reunirá con refugiados ucranianos. El viaje a Alemania de la pareja real concluirá el viernes con un viaje a Hamburgo, capital comercial del país. La última visita de la difunta Isabel II a Alemania en 2015 levantó una ola de entusiasmo en el país. Se espera que su hijo, que ya ha visitado el país más de cuaranta veces antes de ser rey, reciba también la misma acogida.

Share.