La recaudación ascendió en marzo a los 2,3 billones de pesos, lo cual representa un incremento del 88,3 por ciento respecto del mismo mes de 2022. Los tributos referidos al mercado interno y al empleo registraron variaciones interanuales por encima del promedio, en contraposición a los vinculados al comercio exterior, que por efecto de la sequía tuvieron caídas incluso en términos nominales. En la comparación intermensual, la recaudación aumentó un 6 por ciento.

Los ingresos fiscales asociados a la marcha de la actividad económica siguieron empujando la recaudación del Tesoro Nacional. El IVA impositivo, por ejemplo, tuvo un alza del 157,4 por ciento, mientras que Ganancias Impositivo hizo lo propio con el 100,9 por ciento. En relación a éste último tributo, la AFIP explicó que «incidió a favor el incremento de la alícuota a aplicar para la percepción por los pagos realizados en moneda extranjera, que pasó del 35 por ciento al 45 por ciento, y la implementación de una alícuota adicional del 25 por ciento sobre viajes y gastos en el exterior».

El impuesto al cheque, formalmente denominado Créditos y Débitos en Cta. Cte., mostró una suba del 122,1 por ciento. En tanto, Bienes Personales registró una variación de 166,83 por ciento, que refleja el impacto de las medidas de administración tributaria adoptadas por la AFIP con las percepciones al turismo al exterior.

La recaudación del sistema de seguridad social aumentó 113 por ciento interanual a raíz de un incremento de la masa salarial. De acuerdo a los datos oficiales, el total de puestos de trabajo subió 3,8 por ciento, mientras que la remuneración bruta promedio alcanzó un incremento interanual de 102,7 por ciento.

«Tanto los impuestos aplicados sobre la actividad doméstica como las fuentes contributivas de la seguridad social presentan variaciones interanuales muy superiores al promedio de la recaudación del trimestre», subraya la AFIP. El comportamiento opuesto presentaron los tributos relacionados al comercio exterior, afectados por la sequía y la consecuente falta de dólares disponibles para las importaciones.

En el caso de los derechos de exportación se produjo una caída interanual del 64,6 por ciento. Esto se explica por «menores volúmenes declarados en las Declaraciones Juradas de Venta al Exterior correspondientes a pellets y aceite de soja por efecto de la sequía junto a la disminución de los precios promedio de los complejos sojero y cerealero», indicó la AFIP.

«Si se excluyera del análisis a los recursos aduaneros (que supone los Derechos de Exportación e Importación, Tasa Estadística y las percepciones de Aduana de IVA, Ganancias, Internos y Combustibles), la recaudación de marzo habría crecido un 121,1 por ciento interanual», aclara el organismo recaudador.

Share.