El director técnico interino de Boca Juniors, Mariano Herrón, paró este martes en la práctica de fútbol el mismo equipo que viene de vencer 3-0 a Barracas Central por la Liga Profesional y que será el que debute en el Grupo F de la Copa Libertadores, el jueves próximo, ante Monagas en Venezuela.

Así, el once xeneize formará con Sergio Romero; Nicolás Figal, Facundo Roncaglia, Bruno Valdez, Frank Fabra; Guillermo «Pol» Fernández, Alan Varela, Juan Ramírez; Luca Langoni, Darío Benedetto y Sebastián Villa.

En el entrenamiento, el peruano Luis Advíncula, recuperado de una molestia muscular que lo afectó tras el encuentro amistoso con la selección de su país en el empate sin goles ante Marruecos por la fecha FIFA, jugó para los suplentes.

La lista de convocados para viajar a Venezuela se completa con Javier García, Rodrigo Brey, Nicolás Valentini, Agustín Sández, Cristian Medina, Ezequiel Fernández, Diego «Pulpo» González, Oscar Romero, Miguel Merentiel, Norberto Briasco, Nicolás Orsini y Luis Vázquez.

El plantel se concentrará en un hotel de la zona de Ezeiza y este miércoles a las 10 viajará en vuelo chárter -que tardará 10 horas en llegar- hacia Caracas, desde donde combinará con otro vuelo hacia la ciudad petrolera de Maturín, en donde enfrentará al Monagas.

En la delegación boquense estará incluido Walter Pico, que saldrá como ayudante de Herrón al campo de juego, ya que no está habilitado por la Conmebol su ayudante habitual, Claudio Morel Rodríguez, quien igual viajará a Venezuela.

En cuanto al DT, cada vez se agrandan más las chances de que Herrón esté también en el banco ante Colón de Santa Fe el próximo domingo en La Bombonera, por la décima fecha de la Liga Profesional.

En ese contexto, la dirigencia de Boca no pierde de vista que en abril el equipo afrontará tres partidos por semana entre Liga Profesional y Copa Libertadores.

Entre los nombres posibles de potenciales entrenadores, a Diego Martínez -quien actualmente dirige a Tigre- se suma el de Luis Zubeldía, que tiene contrato con la Liga de Quito hasta diciembre de este año.

En esa búsqueda contra reloj, allegados a la dirigencia de Boca se atreven a preguntarse por qué no golpear la «puerta» del histórico Carlos Bianchi, quien cerca de cumplir 74 años pasa su plácida vida entre Buenos Aires y París, rodeado de sus afectos. Pero es casi imposible que el «Virrey» vuelva a ponerse el buzo de entrenador.

Share.