Tras la confirmación de un caso autóctono en la ciudad de San Luis sin nexo epidemiológico, piden a la población extremar las medidas de cuidado para evitar la acumulación de agua estancada y así frenar la reproducción del mosquito transmisor. Ya hay 8 casos confirmados en toda la provincia.

De los casos positivos en la provincia, tres corresponden a personas que habían viajado fuera de San Luis (dos de Tucumán y 1 de Santiago del Estero). De los cinco restantes, dos tienen antecedente de viaje (uno a México y uno a Córdoba, en donde hay circulación sostenida del virus). Otros dos casos, son autóctonos, pero tienen nexo epidemiológico con los casos mencionados anteriormente. Se confirmó además que un caso no posee antecedente de viaje, ni nexo epidemiológico. “Tenemos casos autóctonos, lo que ya nos pone en un nivel de alerta superior, porque quiere decir que el virus está circulando. Es decir, que hay mosquitos Aedes Aegypti que están transportando ese virus”, explicó Rodrigo Verdugo, jefe Programa Epidemiología del Ministerio de Salud.

Debido a que el mosquito Aedes Aegypti es el principal transmisor de la enfermedad del dengue, frenar su reproducción disminuiría casi por completo la transmisión de esta enfermedad. “Hagan los cuidados necesarios en su domicilio. Ahora, justamente está lloviendo, va a haber acumulaciones de agua, donde las larvas del mosquito proliferan. Pero tenemos una ventaja, el ciclo acuático del mosquito dura mínimo ocho días hasta que el mosquito es adulto. Es decir, que tenemos ocho días a partir de ahora salir a nuestro patio, ver dónde se acumuló agua y hacer el descacharrado, podemos eliminarlo”, aseguró Verdugo.

Además de la eliminación de agua estancada, otra de las estrategias es el uso de repelente, tela mosquitera en las ventanas e insecticida. “Si tienen recipientes como el bebedero de las mascotas, cada dos o tres días cambiar el agua, limpiar el recipiente con una esponja y frotar las paredes. Eso hace que se eliminen los huevos que el mosquito hembra pone ahí”, agregó Verdugo. El especialista explicó además que debido a que los mosquitos poseen un promedio de vida de 10 días, si no se reproducen pueden desaparecer fácilmente. “La estrategia está en no tener criaderos del mosquito. Ese es el trabajo que tenemos que hacer como comunidad desde nuestros domicilios”.

En caso de tener síntomas, recomiendan acudir a un centro de salud cercano para obtener el diagnóstico adecuado. Algunos de los síntomas más frecuentes son fiebre, dolor de cabeza, muscular, de articulaciones, náuseas, vómitos, cansancio y aparición de pequeñas manchas en la piel. “El dengue provoca un síndrome febril agudo inespecífico. Es decir, vamos a tener fiebre de aparición abrupta sin un foco a quién echarle la culpa de esa fiebre. Por lo que no vamos a tener un foco respiratorio, ni un foco digestivo, ni un foco de una infección urinaria, por ejemplo. Sino, que vamos a tener fiebre y no vamos a saber por qué. Que sea agudo significa que no es prolongado. Esa fiebre va a durar cuatro, cinco, seis y hasta siete días. La palabra inespecífico se debe a que los signos y síntomas que acompañan a esa fiebre, son generales y comunes a otras enfermedades como dolor de cabeza, dolor detrás de los ojos, dolor muscular o dolor articular”, finalizó Verdugo.

Share.